Vicepresidente reconoce la seriedad de los cuencanos en la lucha contra el Covid-19.

El vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, inspecciona las instalaciones hospitalarias de Cuenca.

 

El vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, reconoció el compromiso de los cuencanos y azuayos para evitar por diferentes medios la propagación de la pandemia del Covid-19.

Entrevistado la mañana de este martes 14 de abril en la estación radial La Voz del Tomebamba, el segundo mandatario dijo que todo el país se cumplen en buenos porcentajes las medidas de prevención, a excepción de Guayaquil donde se desbordaron los efectos, asunto por el que exteriorizó su decpeción.

Sostuvo que en la mayoría de provincias la planificación para el manejo de la emergencia está logrando que la propagación del virus sea lenta y de esta forma no colapsen los sistemas de salud, Cuenca y Azuay son un ejemplo de ello.

Se ha constatado que al momento son más los pacientes que egresan de las unidades de salud que los que buscan hospitalización, pese a ello no nos podemos descuidar, dijo.

Respecto a la capacidad hospitalaria disponible para el tratamiento de la infección, Sonnenholzner indicó que en el hospital Vicente Corral Moscoso hay 27 camas libres, 6 de cuidados intensivos; en el José Carrasco Arteaga hay 24 camas libres y 9 de cuidados intensivos disponibles.

Hay 7 fallecidos en el hospital del IESS y 13 en el Vicente Corral Moscoso, falta cerrar cifras con las estadísticas del Registro Civil. Está duplicada la capacidad para las pruebas.

El reporte oficial de esta mañana sobre la infección en la Zona 6 estableció en Cuenca y Azuay  317 contagios confirmados y 28 personas fallecidas.

Para el vicepresidente hay un problema latente derivado de la migración desde Guayaquil hacia La Troncal, en el pico de la pandemia, alrededor del 22 de marzo de marzo, pese a estar prohibidas las movilizaciones interprovinciales, lo cual puede repercutir en la capacidad hospitalaria de Cuenca que sirve a toda la Zona 6, que incluye a La Troncal, ciudad de la provincia de Cañar.

Luz al final del túnel

Precisó que en el Vicente Corral Moscoso, en el pico de la pandemia, “llegamos a tener 200 pacientes diarios (por problemas respiratorios), hoy no pasan de 30, y de esos 30, se hospitalizan dos o tres, son cifras que nos hacen ver una luz al final del túnel”.

En Guayaquil, en la red del IESS se recibía alrededor de 2.000 pacientes diarios, hoy son menos de 500, lo cual no significa que no pueda darse un repunte de la infección, por eso las restricciones impuestas.

En Cuenca el personal de salud ha hecho un gran trabajo, hay muy pocos casos de contagio en el sector, además se cuenta “con todos los implementos necesarios” para la lucha.

Esto no ha terminado, “si Cuenca se suelta se nos disparan los contagios y perdemos el control”  pero si hacemos todo bien vamos a salir triunfantes.

Sistema semáforo

El país y el mundo ya no volverán a ser los mismos, muchas cosas cambiarán y en esa perspectiva se analizan las formas más propicias para retomar sobre todo las actividades laborales y productivas, subrayó Sonnenholzner.

Insistió que desde un comienzo le dijo al país que “esto no se puede contener, (sí) esto se puede desacelerar” y ello está ocurriendo gracias a las medidas de confinamiento y aislamiento social.

Ahora considerando las realidades de cada uno de los territorios se irán tomando decisiones para iniciar una “nueva normalidad” con otro tipo de restricciones en el ámbito laboral, transporte público. Por el momento, hasta el próximo domingo, todo el país está con el semáforo en rojo, el sábado se valorarán las realidades locales para las decisiones correspondientes.

Respecto a la sintomatología citó un estudio preliminar sobre una muestra de 1.000 pacientes en todo el país que además de la fiebre y tos que alertan los casos de hospitalización, hay dos síntomas que se relacionan en forma directa con la infección: dolor de cabeza, en un 46%, y pérdida del olfato y del gusto, en un 27%, esto en los asintomáticos.

Sé el primero en comentar en «Vicepresidente reconoce la seriedad de los cuencanos en la lucha contra el Covid-19.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*