Universidad de Cuenca inicia clases en medio de grandes dificultades

La rectora María Augusta Hermida proporciona detalles del proceso. Le acompañan Juan Leonardo Espinoza, vicerrector académico ; y Monserrath Jerves, vicerrectora de investigación.

La penuria económica que tiende a crecer y la inseguridad son dos temas que ahondas las preocupaciones de las autoridades.

Con las mismas dificultades presupuestarias con las que cerró el año académico anterior, a lo que ahora se suma la enorme inseguridad, la Universidad de Cuenca, desde sus segundos ciclos, inicia clases el próximo lunes 19 de septiembre, informó en rueda de prensa su rectora, María Augusta Hermida.

Los primeros ciclos tienen que esperar los resultados del examen Transformar, la asignación de cupos y el proceso de matrículas, pasos que llevan a establecer en principio que las clases en este nivel iniciarán el 24 de octubre.

Para este periodo asistirán 18.500 estudiantes, de los cuales 3.840 corresponden al primer ciclo. La asistencia será ciento por ciento presencial.

Con relación a 2019, en el año 2020 el gobierno le redujo a la Universidad de Cuenca cinco millones y medio de dólares, en 2021 la reducción fue de 1’600.000 dólares, en el presente año el recorte fue de dos millones y medio de dólares.

Este es el último periodo que la entidad educativa mantiene el mismo esquema de ingreso de años anteriores. Meses atrás el presidente Guillermo Lasso anunció una reforma al reglamento de la Ley Orgánica de Educación Superior, eliminando el examen centralizado de ingreso a las universidades, a cargo de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt).

Con esta decisión, en principio el examen de ingreso se dejaba en cada una de las 30 universidades públicas del país, pero ahí surgieron varias inquietudes, dos para ejemplificar: si un estudiante quiere ingresar a Medicina, debe inscribirse en la Universidad de Cuenca, en la Universidad Central, en la Universidad de Guayaquil, por ejemplo, y dar tres exámenes, si el estudiante es muy bueno recibe el cupo en las tres universidades, pero solo estudia en una, entonces los dos cupos se pierden. ¿Qué debe hacer el Estado para regular esta situación?

Otro caso: si un estudiante está en la Universidad de Cuenca y pierde el ciclo, pierde la gratuidad, pero, por ejemplo, se cambia a la Universidad Central, entidad que no sabe de la pérdida y le vuelve a dar la gratuidad, lo cual ya no es legal.

Frente a esto las universidades le plantearon a la Senescyt varias inquietudes, unas requiriendo competencias totales, otras que la Secretaría continúe con esa rectoría, y otras en un punto medio, como la conformación de consorcios u otras formas de organización para implementar los procesos de ingreso.

Una respuesta general de la Senescyt ha sido que tendrá el proceso al inicio y al final, es decir registrará a todos los estudiantes según las universidades a las que quieran ingresar; trasladará los exámenes a las instituciones respectivas; y como último paso, asignará el cupo.

A nombre de la Universidad de Cuenca, María Augusta Herrmida consideró un error de la Senescyt “haber soltado, haber descentralizado un proceso que ya venía funcionando, en lugar de haberlo mejorado”.

Añadió que para el ingreso del próximo año están pensando en un examen conjunto con otras universidades, puede ser también un proceso de nivelación para que quienes lo aprueben tengan el cupo directo.

Considerando estas perspectivos se creó una Dirección de Admisión y Matrículas pues lo que se viene es “un proceso muy grande”, informó la rectora.

Sé el primero en comentar en «Universidad de Cuenca inicia clases en medio de grandes dificultades»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*