Una aproximación a lo que sucede en el país

Por Pedro Cornejo Calderón

Pasemos revista a algunos hechos.

1.- ​Muchos de los actores políticos, ante la reacción ciudadana derivada de la inacción gubernamental, la falta de empleo, la pérdida de derechos, el deterioro de los servicios públicos y la afectación a su bienestar, empiezan a tomar distancia del gobierno, articulan un discurso alrededor de la tesis que, solo podremos superar los problemas que arrastramos desde hace 14 años cuando proscribamos al correísmo, asumiendo en consecuencia, que en las próximas elecciones seccionales, es el contendor a quien hay que vencer e impedir que acceda a los gobiernos locales, describiendo desde la generalidad lo que acontece y sufre el pueblo. Intentan posicionar la idea que la opción de cambio, ahora, es apostar por los jóvenes o nuevos actores,  bajo el supuesto que no respondan a los actuales partidos y movimientos políticos y no los representen.

No les importa lo que diga el Contralor Polit detenido en los EEUU, que sin duda habrá mucha tela que cortar, se preguntan e interrogan, ¿si éste puede depositar 14’000.000 (de dólares) de fianza, cuánto tendrá Correa,  con el cuento de los 70.000’000.000 de la supuesta corrupción de su gobierno? Le hacen el juego a la presidente (de la Asamblea, Guadalupe) Llori, bajo el pretexto de que el correísmo persigue tomarse el Consejo de Participación Ciudadana y luego los organismos de control, con ello intentan ocultar la toma ilegal de esta institución por parte del gobierno; que un viceministerio se vende por 2’500.000 dólares; que se entregaron todos los cargos de una provincia a (Guadalupe) Llori; y, el SERCOP (Servicio de Contratación Pública)  a una asambleísta de la ID (Izquierda Democrática), por citar ejemplos.

2.- ​La acción gubernamental, contrario a lo posesionado en el imaginario colectivo, que es incapacidad y falta de preparación para gobernar, avanza en la profundización del modelo neoliberal, retirada del Estado, presencia de lo privado en sustitución de lo público, destrucción de la institucionalidad, persecución y judicialización de la política, alineamiento a la política exterior de los Estados Unidos y cumplimiento de la receta del FMI.

La política comunicacional, a más de ser errática, apunta a generar impacto cada semana o cada día, con ello ocultan el último problema y lo banalizan a través de un lenguaje procaz y la disputa en las redes, abiertamente atentan contra el prestigio de entidades y empresas públicas, afectando su solvencia y apostando por la destrucción de su patrimonio, buscan en la disputa monopólica de Lasso y Egas posicionar  que el presidente representa a todo el bloque en el poder, colocando en segundo plano la imputación mutua de delitos.

Aprovechando los altos precios del petróleo, interviene directamente en su entrega al sector privado, modificando las reglas contractuales, con la intervención del Procurador, el silencio de la Contraloría y el mirar a otro lado de la prensa. Enfrenta directamente al presidente de la Corte Nacional de Justicia, dispone que el Consejo de la Judicatura, sancione al Juez de Manglaralto y demanda que los jueces de la Corte Provincial de Santa Elena revoquen la acción de Habeas Corpus en favor de Jorge Glass.   La fiscal general a más de incompetente, es el instrumento para la percusión política y el uso de la normativa constitucional y legal a conveniencia del inquilino del palacio de gobierno.

La inversión pública es la más baja, con ello ni se reactiva la economía, ni se genera empleo, la salud, educación y la seguridad pasan a depender de la acción asistencial. Bolsonaro en Brasil, Duque en Colombia y Piñeira en Chile son evidencia de lo manifestado.

3.- ​La seguridad pública no tiene un norte ni cuenta con políticas, la Secretaria de Derechos Humanos renuncia previo a la movilización del primero de Mayo, por discrepar con la políticas del ejecutivo, los índices de delitos y muertes no paran a pesar de la declaratoria de emergencia, un ofrecimiento de recursos a la Policía de hace noventa días se concreta tardíamente, el presidente se enfrenta a la alcaldesa de Guayaquil y al PSC (Partido Social Cristiano), reclamándoles por la inseguridad y el abandono que le ha sumido en 20 años de gestión al puerto principal.

La muerte de don Naza y el escándalo piramidal con miembros de las Fuerzas Armadas, las denuncias de narcogenerales (por parte de EEUU), son hechos que fueron olvidados por los reclamos procaces de “falta de huevos” de Nebot y del presidente. Los cambios en la cúpula de las Fuerzas Armadas y de la Policía, obedecen sin duda a presiones de la Embajada norteamericana.

Los jueces dejaron sin cargos a los Bucaram, a Salcedo y otros detenidos, resolvieron en corto tiempo la situación de Pablo Celi y los medios, bien gracias. A Glass se le persigue sin existir ninguna orden, y con la amplificación de la prensa, se instala que debe volver a la cárcel.

4.- ​Por ahora, solo diré que a las fuerzas progresistas les corresponde agotar todas las acciones para que cuaje la unidad y se articule un gran frente nacional social y popular, requisito para regresar al gobierno y volver a implementar las políticas redistributivas, del buen vivir, de soberanía y de vigencia de los derechos ciudadanos.

La unidad debe responder a todo el espectro identificado como progresismo, teniendo como aglutinante al “correísmo”, Revolución Ciudadana o UNES, un programa de gobierno que recoja todas las demandas ciudadanas y nos entregue una nueva visión del país, que partiendo de la propuesta del 2006 no se agote en los logros de la década ganada, que sea generosa y receptiva a la crítica y autocrítica, que tenga una tenga visión estratégica en su política de alianzas, cuente con una renovación generacional de sus directivos, tenga apertura a la democracia interna y garantice los derechos de sus militantes y adherentes.

A la política y cultura del odio tenemos que anteponer el perdón social, solo así alcanzaremos la reconciliación, verdad y justicia reparadora.

Tenemos que reivindicar nuestra memoria histórica, corregir y superar los errores, contar con un discurso que convoque, que ilusione y que responda a las justas y reales reivindicaciones de la sociedad que anhela democracia, justicia, libertad y derechos.

 

Esperemos que el Tribunal de Santa Elena resuelva en derecho y en justicia; que hable Carlos Polit y diga lo que debe decir; que se inicie la investigación a Romo, Moreno y los asambleístas vinculados con el reparto del Estado; que se investigue sobre los delitos que mutuamente se imputaron Lasso y Egas; que la Comisión Multipartidistas de la Asamblea haga su trabajo y emita su informe; que se conozcan la información y notas de la computadora y cartilla de don Naza y los testimonios de los detenidos; que se conozcan cuáles son  los narcogenerales; que la Corte Nacional de Justicia defienda su independencia, como lo hace la Corte Constitucional; que se proteja el patrimonio nacional; que se derogue la ley tributaria; que se reactive la economía; que de verdad se cree trabajo y cese el despido de los servidores públicos; que la educación, la salud y los servicios públicos se brinden y sean gratuitos y de calidad.

 

Sé el primero en comentar en «Una aproximación a lo que sucede en el país»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*