Un día como hoy nació en Quito la mujer símbolo de las luchas libertarias: Manuela Sáenz

Tres semanas después del triunfo del ejército libertador en la Batalla de Pichincha, el 16 de junio de 1822, Simón Bolívar ingresó a Quito donde, como gestor de la libertad y presidente de la Gran Colombia, fue recibido en forma apoteósica. En la intensidad de la algarabía, desde el balcón de una vivienda, una bella dama de Quito le lanzó una corona de rosas que fue a parar justo en el pecho del Libertador. Ese fue el comienzo de una épica relación sentimental que solo se cortaría con la muerte de Bolívar, en 1830, pero duraría mucho más allá.

– “Cuando se acercaba al paso de nuestro balcón, tomé la corona de rosas y ramitas de laureles y la arrojé para que cayera al frente de su caballo, pero con tal suerte que fue a parar con toda la fuerza de la caída, a la casaca, justo en el pecho. Me ruboricé de la vergüenza, pues el Libertador alzó su mirada y me descubrió aún con los brazos estirados en tal acto, pero se sonrió y me hizo un saludo con el sombrero pavonado que traía a la mano”, relata Manuelita en torno al episodio.

– “Señora: si mis soldados tuvieran su puntería, ya habríamos ganado la guerra a España”, le respondió un Bolívar conquistador, días después, en el baile de su bienvenida.

Este es el marco histórico del inicio de una realidad insurgente elevada a leyenda, la acción libertaria de Manuela Sáenz, nacida en Quito el 27 de diciembre de 1797, acontecimiento gratamente conmemorado este martes en Quito con una serie de actos recordatorios, entre ellos el cierre del ciclo de conversatorios “Yo soy Manuela Sáenz, la historia no se la cuenta, se la hace”.

En el acto organizado por el Museo Manuela Sáenz, los artistas y calígrafos Gerardo Machado y Claudia Machado, del Frente Cultural del Azuay, entregaron dos artes inéditos de Manuela y Bolívar Cabalgando por la Libertad.


Manuela Sáenz fue una política y militar prócer de la independencia hispanoamericana. Por sus actividades heroicas, el general José de San Martín le entregó la orden peruana de «Caballeresa del Sol», en 1822; y, por su participación en la Batalla de Junín, el Congreso de la Gran Colombia la ascendió el rango de coronel.  Igualmente recibió el título de Libertadora del Libertador que le otorgó Bolívar al salvarle la vida durante la conspiración septembrina en Bogotá.

Ella tomó parte activa en la guerra: montaba a caballo, manejaba las armas, muchas veces utilizó el uniforme militar y fue capaz de sofocar un motín en la plaza de Quito. Participó en la Batalla de Ayacucho y fue edecán que resguardó los documentos del Libertador. Tras la muerte de Bolívar y la separación de la Gran Colombia fue criticada, denigrada, ignorada y desterrada por sus contemporáneos, persecución que aun siguió décadas después de su muerte.

Manuela Sáenz empezó a ser reconocida por la historiografía independentista hispanoamericana contemporánea, en el siglo XX, como una gran heroína y prócer, hoy es considerada un símbolo del feminismo en América Latina. En 2007 el gobierno de Ecuador la ascendió post mortem al grado de general.

1 comentario en «Un día como hoy nació en Quito la mujer símbolo de las luchas libertarias: Manuela Sáenz»

  1. Que belleza de artículo , muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*