Trabajadores protestan contra la corrupción, el desempleo creciente y la falta de atención por parte de los gobiernos

La recicladora María del Carmen Balladares píde mayores facilidades para su trabajo y sustento diario.

La recicladora María del Carmen Balladares pide mayores facilidades para su trabajo y sustento diario.

Con reivindicaciones, consignas y discursos un tanto alejados de las clásicas posiciones de izquierda de los años anteriores, las diferentes organizaciones laborales, sindicales, sociales y gremiales de Cuenca y la provincia efectuaron una nutrida marcha conmemorando el Día del Trabajo.

Las organizaciones laborales y sus líderes dirigieron sus reclamos contra los graves casos de corrupción denunciados en los diferentes sectores y  niveles de gobierno y de la administración del Estado; igualmente protestaron contra los crecientes índices de desempleo, la incesante elevación del costo de la vida y la desatención de los poderes central y locales a las necesidades ciudadanas.

Lizbeth Zhingri, de la organización Yasunidos Guapondelig, expresó que encontró como 30 razones para sumarse a la marcha, la más fuerte de ellas es que vivimos en una burbuja que da la impresión que el trabajo ya no existiera, que no reconocemos el trabajo de las personas que mueven el mundo, el trabajo campesino, de las mujeres recicladoras, de los obreros, de los empleados precarios.

No reconocemos que todas estas personas que mueven el mundo tienen salarios super precarios, salarios que el mundo quiere esconder, maquillar, tratándonos de emprendedores, lo cual es un mito, sostuvo.

No vamos a poder subsistir si es que nos comemos el cuento de ese emprendimiento maquillado, entonce tenemos que empezar a salir urgentemente de esa burbuja, añadió, tras recalcar que necesitamos empleos reales, salarios dignos, seguridad social, una jubilación humana.

Bolívar Izquierdo, miembro de la reinscrita Unión Nacional de Educadores (UNE) llamó la atención a los asambleístas, ministros, funcionarios gubernamentales de alto nivel así como de las otras funciones del Estado, para que aprendan a ganarse su salario al igual que los trabajadores comunes y más humildes que recorren a pie los duros y empedrados caminos de la Patria y que sin embargo la construyen mucho más y mejor.

Izquierdo expresó que la UNE está nuevamente de pie para hacer temblar a los corruptos, porque los maestros honestos del país siempre les diremos la verdad.

Katerine Mosquera, de la organización Mujeres por el Cambio, reclamó la equidad en todos los órdenes de la vida, especialmente en el ámbito laboral donde por lo general a las mujeres se les recorta los salarios en relación a los que reciben los varones.

Por qué nuestros sueldos tienen que ser menores mientras se incrementan las horas de trabajo en las labores del hogar, en el cuidado de los hijos. Exigimos que el trabajo doméstico sea reconocido y remunerado, reclamó.

También denunció el acoso laboral del que son víctimas las mujeres en diferentes sectores, lo que pone en evidencia la superposición del poder por cuestiones de género.

Artistas callejeros hacen una parodia de los malos tratos de los que no están excentos los trabajadores.

Obreros y representantes de varias organizaciones portan una bandera ecuatoriana de grandes dimensiones.

Trabajadores del Comité de Empresa de ETAPA portan las banderas rojas símbolo de la lucha popular.

Sé el primero en comentar en «Trabajadores protestan contra la corrupción, el desempleo creciente y la falta de atención por parte de los gobiernos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*