Todos saben cómo comienzan las guerras, nadie sabe cómo terminan

Por Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz

Los pueblos del mundo asisten con angustia y preocupación al incremento del conflicto entre Ucrania y Rusia, el intervencionismo de EEUU. y la OTAN deben asumir su responsabilidad de desatar la guerra con consecuencias imprevisibles, al negarse a encontrar caminos por la vía diplomática.

Cuando las palabras se vacían de contenido y pierden sentido hablan las armas. (Hablan las armas) frente al fracaso de la vía diplomática, cuando las partes quieren imponer sus razones, a pesar de saber que toda guerra deja destrucción y muerte en los pueblos, víctimas de los intereses geopolíticos, económicos y sociales.

La guerra sicológica desatada por los grandes medios de comunicación culpando a Rusia de todos los males, buscan justificar lo injustificable, imponen el pensamiento único y generan el monocultivo de las mentes, utilizando la desinformación y las mentiras.

Hay que hacer memoria, las grandes potencias como EEUU, la OTAN, la UE se presentan como los santos de una película de terror, quieren imponer su política de dominación al mundo. La confrontación  entre Ucrania y Rusia los está llevando  a una guerra que puede desembocar en la Tercera Guerra Mundial.

Es urgente reclamar a Rusia suspender la escalada bélica en Ucrania y  resolver el conflicto por la vía diplomática.

La Paz no se regala, se construye y se necesita mucho coraje y decisión para alcanzarla. Y saber que ningún ejército es garante de la Paz.

Las grandes potencias se mueven en un laberinto sin salida. Han perdido la memoria de lo ocurrido en el siglo pasado, la II Guerra Mundial, el Holocausto, las guerras en Vietnam, la invasión de EEUU a IRAK, montada en la mentira de poseer “armas de destrucción masiva”, como otros conflictos bélicos, en que la OTAN intervino invadiendo Siria y Libia, dejando destrucción y muerte y apropiándose de los bienes y recursos de esos pueblos.

Se mata en nombre de la Paz y de Dios, de las democracias y el derecho a la soberanía y provocan unos inmensos mataderos en los pueblos. Se gastan 3 millones de dólares por minuto en la producción de armas, para la muerte y no para la vida. Los EEUU y la UE envían armas y aplican sanciones a Rusia, incrementando el conflicto.

No buscan parar la guerra, no les interesa combatir el hambre, la miseria, las sequías, los desmontes, los daños a la Madre Tierra y al medio ambiente.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo claramente que los EEUU y la UE se negaron a negociar en el conflicto. La OTAN no cumplió los compromisos asumidos de no extenderse un milímetro hacia el Este, su política expansionista es rodear a Rusia de bases militares, enviando incluso armas nucleares.

Hay analistas e investigadores que tratan de aportar y clarificar la situación del conflicto, se preguntan si: ¿La acción de Rusia es ofensiva o una acción defensiva frente a la política expansionista de EEUU y la OTAN?- buscan cercar a Rusia de bases militares para debilitarla y someterla y pretender instalar una base militar nuclear en Ucrania que afectaría la seguridad de Rusia.

La guerra no se limita a Ucrania y Rusia, son responsables Joe Biden y la UE con la OTAN, que buscan imponer la hegemonía mundial a sus intereses geopolíticos, económicos, violando la soberanía y autodeterminación de los pueblos.

Pedimos al Presidente Vladimir Putin el cese de las acciones bélicas, encontrar caminos para alcanzar la Paz.

Llamamos al presidente de los EEUU. Joe Biden y a la UE, a las fuerzas de la OTAN a buscar caminos de diálogo para la resolución del conflicto antes que sea tarde y aumente la violencia que pone en riesgo la paz mundial.

Los pueblos del mundo reclaman el derecho a la Paz- recordamos el preámbulo de la ONU:

NOSOTROS LOS PUEBLOS DEL MUNDO- Resuelto

A preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la humanidad sufrimientos indecibles.

A reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y valor de la persona humana en la igualdad y derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas.

A crear condiciones bajo los cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional.

Promover el progreso social a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad….”

Reclamamos a todas las partes en conflicto oír la voz de los pueblos a la PAZ.

Es urgente que la ONU convoque a la Asamblea General a un alto del fuego y evitar el incremento bélico. Llamar al diálogo y generar las condiciones para negociar una salida justa al conflicto.

El envío de armas a Ucrania y las sanciones a Rusia, por parte de EEUU. y la UE no ayudan a una solución del conflicto, por el contrario, incrementan la violencia.

Sé el primero en comentar en «Todos saben cómo comienzan las guerras, nadie sabe cómo terminan»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*