The Big Brother

Por Xavier Lasso.

‘La orwelliana y claustrofóbica fabula escrita por el británico George Orwell, con Winston Smith, el protagonista, el gran censor en el Ministerio de la Verdad, que permanentemente revisa la historia para adecuarla a las circunstancias y alianzas del presente, quizá nos aproxima a lo que se nos viene en este desconcertante Ecuador.

No arrío bandera alguna, no hay porque hacerlo, todo lo contrario, estar atento al cumplimiento de lo ofrecido durante los primeros cien días, es lo que cabe, más si una de las ofertas fue vacunar a nueve millones de ecuatorianos durante esos cien días, como si la vida importará de verdad, ojalá que sí.

En “1984” también existen las organizaciones políticas, religiosas y comerciales que se dedican a alimentar sentimientos. Orwell identifica al odio como la semilla que semejantes movimientos pretenden sembrar. Como el inmenso odio que desde hace muchos años los medios han inoculado en la sociedad ecuatoriana.

El gran hermano por fin tiene en sus manos lo que ha venido acariciando desde hace más de 15 años, el tiempo que tenemos sin dirigirnos la palabra, porque en un día típico de las mentes desesperadas que pretenden aniquilarar toda disidencia, como auténtico Policía del Pensamiento, me echó de su oficina.

¿Qué había hecho yo? Proponerle una conversación sincera sobre sus afanes presidenciales. Ahora él podrá decir que yo estaba absolutamente equivocado, porque finalmente tengo un “gran hermano”, todo poderoso que funde banca y poder político real, con casi todos los medios a su haber, con la derecha de los zapatitos rojos, parte de esa sociedad indolente que, ojalá ningún dios lo permita, empobrecerá aún más a los desposeídos.

El gran hermano tendrá su Ministerio de paz, desde donde promoverá todas las guerras; las niñas embarazadas, las mujeres liberadas, los hombres distintos simplemente, los pobres.

En cambio veremos, ya desde la ceremonia de jura al cargo, a Uribe, Nieto Vargas Llosa, Aznar, Guaidó, no será posible tenerlo a Flores, el ex presidente de El Salvador que lamentablement murió en su casa bajo arresto domiciliario.

El gran hermano, que todo lo verá, la embajada su gran aliada de toda la vida, está para eso: que nada se mueva sin el escrutinio de esa lente.

Dijeron, porque el gran hermano es muy rico, que lo de mis críticas era pura envidia, porque el gran hermano es muy exitoso. Son estupideces sustentadas en el adulo y la ignorancia, las dejo atrás en esta nueva etapa: encarar al gran hermano’.

Sé el primero en comentar en «The Big Brother»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*