¿Se le desatará en febrero la tormenta al presidente Guillermo Lasso?

La dirigencia indígena y de los movimientos sociales exige al Gobierno el cumplimiento de los acuerdos. (Foto Facebook Conaie)

Al parecer en febrero de 2023 se le desataría la tormenta al gobierno del presidente Guillermo Lasso por el “incumplimiento” de los acuerdos en las mesas de diálogo implementadas para suspender el paro indefinido de los movimientos sociales, en junio del presente año, reclamando atención real a las necesidades de los sectores empobrecidos.

En estos días, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, rompió el silencio sobre el tema y anunció que en febrero de 2023 realizarán una evaluación cualitativa y cuantitativa del cumplimiento o no de los acuerdos, antes de tomar alguna decisión.

A la advertencia se unieron dirigentes de la Federación de Pueblos Indígenas de Ecuador (Feine) y de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) señalando que el Gobierno no debe provocarles y más bien cumplir los acuerdos.

El detonante para la exteriorización del malestar de las dirigencias fueron las recientes declaraciones del ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, en el sentido de que no se puede concretar los acuerdos de condonación de las deudas con la banca pública, hasta 10.000 dólares, y que aplicarían todo el rigor de la ley en caso de que se produzcan nuevas movilizaciones.

Iza recordó que fue el ministro Jiménez quien firmó el compromiso del gobierno con los respectivos acuerdos de condonación, pero ahora sale con otros argumentos para incumplir la palabra.

Rechazó que el funcionario haya hablado de responder con todo el rigor de la ley si existen nuevas manifestaciones. “¿Nos está amenazando Ministro?”, cuestionó Iza, y advirtió que las organizaciones sociales e indígenas están en el derecho de hacer una evaluación cualitativa y cuantitativa de los acuerdos firmados con el Gobierno.

Ello ocurrirá en febrero, luego de las elecciones, toda vez que diciembre es un mes de intenso comercio y posibilita la reactivación económica, y enero está destinado a la campaña electoral.

De su parte, Jatari Sarango, de la Feine, citado por el portal Primicias, recordó que han pasado cinco meses y que los 218 acuerdos están solo en papeles. Mientras que Santos Villamar, de la Fenocin, insistió en que la condonación no se limita a BanEcuador, sino a toda la banca pública.

Gobierno reacciona

Frente a estas declaraciones, el ministro Jiménez dijo que el gobierno sí está cumpliendo con los acuerdos que fueron firmados por los movimientos indígenas y destacó aquellos con la banca pública.

Esos acuerdos, añadió, guardan relación con la Ley de Desarrollo Económico, que estableció que las deudas por créditos de hasta 10.000 de la banca pública podrán condonarse; es decir, se estableció una “facultad y no una imposición“.

Según Jiménez, la norma se redactó de esa forma porque cualquier beneficio requiere de financiamiento. Pero dijo que ahora el Gobierno Central debe priorizar otros gastos como la lucha contra la erradicación de la desnutrición crónica infantil.

Por eso se condonaron deudas de hasta 3.000 dólares y se refinanciarán préstamos de hasta10.000 dólares. En este contexto, Jiménez sostuvo que el Gobierno ha cumplido 14 acuerdos y que otros 122 están en plena ejecución.

Sé el primero en comentar en «¿Se le desatará en febrero la tormenta al presidente Guillermo Lasso?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*