Rusia: Tenemos respuesta para cualquier intento de presión occidental

Una muestra del arsenal ruso. (Publicación Actualidad RT)

Una muestra del arsenal ruso. (Publicación Actualidad RT)

Rusia es capaz de ofrecer una respuesta adecuada a cualquier intento de presión de Estados Unidos, aseguró el jefe del Departamento de No Proliferación y Control de Armas del Ministerio de Exteriores ruso, Vladímir Yermakov, publicó el portal ruso Actualidad RT este martes 17 de abril, citando una información de la agencia TASS. http://bit.ly/2HsDOwi

“Ahora vemos que la alineación militar y tecnológica cambió radicalmente a favor de Rusia. Tenemos una respuesta decente a cualquier intento de presión de EE.UU.”, manifestó el diplomático, para quien las acciones de Washington han provocado “un aumento de los conflictos en las relaciones internacionales”.

En este sentido, la carrera armamentista “es una realidad muy peligrosa que proporciona un efecto perjudicial significativo en la estabilidad y la seguridad internacionales”, lamentó este alto cargo de Rusia.

Yermakov afirmó que Rusia ha vuelto a ocupar la posición de “garante de la estabilidad y justicia en los asuntos globales sobre la base del derecho internacional” y que “tarde o temprano, nuestros socios estadounidenses tendrán que ponerse de acuerdo con nosotros”.

“El mito estadounidense sobre la entrada en la época del dominio universal y absoluto no ha superado la decena de años y ahora definitivamente se ha hecho añicos”, declaró el funcionario del Ministerio de Exteriores ruso.

El diplomático sostuvo que el espacio para una cooperación constructiva en la situación actual es muy estrecho porque EE.UU. y sus aliados “no están preparados para admitir las realidades objetivas de un orden mundial policéntrico”.

“La comprensión [por Occidente] de la imposibilidad de prolongar el período de su dominio unilateral en los asuntos mundiales genera nerviosismo y conduce a actos inadecuados como sanciones, presión por fuerza y sencillamente un comportamiento no ético en las relaciones interestatales”, resumió Yermakov.

Día triste para el mundo y para la ONU

El representante permanente de Rusia ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, lamentó la “hipocresía” manifestada durante la sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de ese órgano respecto al bombardeo de EE.UU., Reino Unido y Francia contra Siria.  http://bit.ly/2J4eQjS

“Son hipócritas. Piden una investigación, pero antes de obtener los resultados de esa investigación directamente deciden quién es el culpable y lo castigan. ¿Por qué no han esperado a los resultados?”, preguntó el representante ruso.

Nebenzia se expresó en esos términos después de que el máximo órgano de la ONU decidiera no aprobar un proyecto de resolución de Rusia para condenar el ataque de esos países occidentales en Siria, un documento que exigía detener la agresión contra ese país árabe de inmediato.

“Pronto nos encontraremos en una situación en que la diplomacia será absurda. Nosotros no creamos mitos [como ustedes], nosotros nos basamos en la realidad”, señaló el diplomático.

“Es un día triste para el mundo, para las Naciones Unidas y para la Carta de la ONU, pisoteada por un Consejo de Seguridad que dejó a un lado sus deberes”, lamentó el diplomático, tras enfatizar que: “Me gustaría creer que no veremos un día peor que este”.

Advertíamos que ataque tendría consecuencias

De su parte, el embajador de Rusia en EE.UU., Anatoli Antónov, aseguró que habrá consecuencias por el  ataque militar  desatado contra el Estado sirio por EE.UU., el Reino Unido y Francia la noche del pasado sábado.

“Advertíamos que esas acciones no dejarían de tener consecuencias. Toda la responsabilidad por ellas recae en Washington, Londres y París”, escribió Antónov en la página de Facebook de la Embajada rusa en EE.UU. http://bit.ly/2H9xRAO

“Se está poniendo en marcha un escenario pre-diseñado”, afirmó el diplomático, y añadió que “los peores temores se han hecho realidad” y las advertencias de Moscú no han sido escuchadas.

“Insultar al presidente de Rusia es inaceptable e inadmisible”, reclamó Antónov en referencia a las acusaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, de que Rusia es responsable por no poder detener los supuestos ataques químicos en Siria.

“EE.UU. posee el mayor de los arsenales de armas químicas. No tiene derecho moral a culpar a otros países”, subrayó Antónov.

El viernes anterior, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que el presunto ataque químico en la localidad siria de Duma, que sirvió de pretexto para el inicio de la operación militar contra Damasco, fue un montaje. El jefe de la diplomacia rusa añadió que Moscú tiene “datos irrefutables” que lo confirman.

New York Times: Asad aún puede usar armas químicas

El Centro de Investigación Científica Sirio de Barzeh después del ataque aéreo, el 14 de abril. (Publicación de The New York Times)

y

Tanto funcionarios de gobierno como expertos independientes coinciden en que, a pesar de que se empleó el doble de fuerza que el año pasado, no es probable que se haya eliminado la capacidad de Asad de lanzar gas a sus ciudadanos de nuevo. https://nyti.ms/2HvDNYs

El teniente general Kenneth F. McKenzie, representante en el Pentágono del Estado Mayor Conjunto, describió los sitios atacados el 14 de abril como “componentes fundamentales de la infraestructura de armas químicas para conflictos armados del régimen”. Quizá lo hayan sido en el pasado, pero no se sabe con seguridad si todavía estaban en uso cuando las fuerzas estadounidenses, francesas y británicas atacaron.

Los funcionarios mencionaron dos factores que les hacen cuestionarse si las instalaciones aún eran importantes para el programa de Siria. Al momento, no se ha identificado ninguna víctima en los sitios, lo que sugiere que no había nadie ahí durante la noche, o bien ya estaban abandonados. Tampoco se han identificado fugas de agentes químicos en las instalaciones, a pesar de haber sido el blanco de más de cien misiles lanzados desde el aire y el mar.

Independientemente de que esos sitios en particular aún hayan estado en uso o no, el conflicto en Siria ha revelado una verdad más grande: si bien es fácil bombardear las instalaciones químicas de Asad, también a él le resulta relativamente sencillo volver a instalarlas en otro lugar o recurrir a una sustancia disponible en el mercado, como el cloro, para elaborar un veneno semicasero que no está prohibido.

Quizá esto explique por qué McKenzie mostró más cautela que sus predecesores al predecir la efectividad de los ataques más recientes en el largo plazo. “Yo diría que todavía existe un elemento residual del programa sirio”, dijo en el Pentágono el sábado.

“Creo que le extirpamos el corazón con los ataques exitosos”, continuó. Sin embargo, añadió: “No voy a decir que ya no podrán organizar un ataque químico en el futuro”. Aclaró que, más bien, cree que “lo pensarán muy bien antes de hacerlo”.

Este comentario parece reflejar un hecho central: Asad ha descubierto nuevas formas de ocultar sus reservas de los inspectores. Uno de los puntos débiles del acuerdo suscrito en 2014 entre Rusia y Estados Unidos con el objetivo de eliminar las armas químicas en Siria es que se basa en las reservas declaradas de Siria. Nunca se tuvo la certeza de que los rusos hubieran eliminado todos los lugares de almacenamiento que afirmaron haber eliminado ni de que hubieran destruido las instalaciones de producción.

Funcionarios de inteligencia de Estados Unidos e inspectores internacionales ya habían identificaron desde hace tiempo uno de los sitios atacados el sábado, un centro de investigación y desarrollo en Barzeh, comentó un funcionario de inteligencia de alto rango.

Los funcionarios del gobierno estadounidense que dieron información a los periodistas el sábado indicaron que se destruyó equipo en ese lugar y en otras dos ubicaciones (las instalaciones de almacenamiento de armas químicas Him Shinshar y un “refugio subterráneo” cercano), lo que aseguraron provocará un retraso de meses, incluso años, en el programa de Asad. No obstante, tuvieron cuidado de no mencionar en ningún momento si las instalaciones estaban en uso al momento del ataque. McKenzie dijo que en Barzeh “probablemente había agentes nerviosos y químicos”, sin aclarar si estos eran residuales.

No se requieren instalaciones complejas para producir cloro, el agente que se sospecha utilizaron las fuerzas sirias una semana antes de los bombardeos para matar a decenas de ciudadanos, incluidos niños. Está disponible en el mercado. Por otra parte, el gas sarín, que la Casa Blanca sospecha se utilizó también el 7 de abril, puede producirse casi en cualquier parte, de acuerdo con un informe de inteligencia francesa.

Ese informe concluye que “los militares sirios conservan conocimientos de su programa tradicional de armas químicas que podrían permitirles utilizar sarín y producir y desplegar municiones con cloro”. Enfatizó que Estados Unidos “también ha determinado que el régimen todavía tiene sustancias químicas, específicamente sarín y cloro, que podría utilizar en el futuro en otros ataques”.

Estas declaraciones son muy distintas de las que se hicieron en junio de 2014, cuando la misión conjunta de las Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas proclamaron que Siria u otras partes habían destruido, con excepción de unas diez instalaciones, todas las “municiones y equipo declarado de producción, mezcla y llenado del programa declarado de armas químicas, así como muchos edificios asociados con el mismo”.

Ninguna dependencia investigadora internacional ha determinado hasta ahora qué sustancias químicas se emplearon en el ataque del 7 de abril en Duma, cerca de Damasco. Las evaluaciones de inteligencia de Estados Unidos sugieren que, si bien la sustancia química primaria fue el cloro, “información adicional parece indicar que el régimen también utilizó” sarín, una sustancia más peligrosa y difícil de manejar.

Fuentes: Actualidad RT; The New York Times

Sé el primero en comentar en «Rusia: Tenemos respuesta para cualquier intento de presión occidental»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*