Reducción de la pobreza, objetivo del Plan Nacional Agropecuario ecuatoriano.

El plan está proyectado sobre un área agrícola, pecuario y forestal de 9.515.770 hectáreas.

Tras la presentación oficial de la Política Pública Agropecuaria, en febrero del año pasado, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) se apresta a hacer público el Plan Nacional Agropecuario (PNA), instrumento final para su aplicación en territorio, y para el cual ha recibido la asesoría y el acompañamiento técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Este organismo tiene su principal participación en la propuesta “Mano en Mano”, estrategia que incorpora la econometría al sector agropecuario, utilizando modelos matemáticos y estadísticos, así como de programación lineal, para interpretar y hacer predicciones económicas y, con base a ellas, determinar debilidades territoriales y lograr intervenciones más precisas.

Agustín Zimmermann, representante de la FAO en Ecuador, explicó que esta herramienta busca acelerar el impacto positivo en el sector rural al alcanzar los dos primeros Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como son el fin a la pobreza y el hambre cero.

Para concretar el PNA se trabajó en mapas holísticos con información de diagnóstico FODA del sector, entre otras herramientas, a través de las direcciones distritales del MAG.

La intención es intervenir en tres categorías: productos de exportación, como  banano, flores, cacao; en productos agropecuarios de la canasta básica; y en  productos agropecuarios con potencial económico como flores, yuca, maracuyá, carne, entre otros.

Además, otro de los ejes será la orientación a la producción por zonas agroecológicas específicas, ya que cada cultivo tiene necesidades particulares en lo referente al suelo, relieve y clima. De esta manera se reduce el riesgo del productor al momento de sembrar o criar animales, ya que se mejoran las condiciones, a través de desarrollo e innovación tecnológica.

Como consecuencia de estas acciones se lograrán importantes transformaciones sociales para la población rural.

“Las perspectivas para el Ecuador son notables, tanto desde el punto de vista de la modernización en algunos lugares, como en los cambios de la estructura productiva y de la absorción de mano de oobra, porque es posible abrir el espacio a nuevos productores, nuevos productos y mercados, de tal manera que permita mejorar ingresos y calidad de vida de la población rural”, afirmó Carlos Furche, exministro de Agricultura de Chile, quien ha trabajado de cerca en el desarrollo del PNA ecuatoriano.

Con la aplicación del Plan Nacional Agropecuario, en los próximos diez años se espera: reducir la pobreza rural en un 25%, incrementar el empleo rural vinculado al agro en un 40%, tener una desnutrición infantil crónica rural menor al 24%, 10 mil millones de USD/año en exportaciones, y 10 productos por encima de 50 millones de USD/año.

La intervención de este plan está proyectada sobre un área de aprovechamiento agrícola, pecuario y forestal, comprendida por 9.515.770 hectáreas.

El PNA se desprende de la Política Nacional Agropecuaria que está formada por 6 ejes: Fomento de la productividad y la calidad, Orientación y desarrollo de mercados, Acceso a servicios e infraestructura, Sostenibilidad ambiental y adaptación al cambio climático, y Modernización e innovación institucional y legal.

Sé el primero en comentar en «Reducción de la pobreza, objetivo del Plan Nacional Agropecuario ecuatoriano.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*