Punto de vista: ”No al vientre de alquiler”.

Imagen referencial de internet.

El Proyecto de Ley aprobado por la Asamblea Nacional sobre el Código de la Salud tuvo impacto político, socio-religioso, cultural considerando que la mayoría de la Sociedad ecuatoriana conserva valores, creencias y significado sostenibles en defensa de la vida, la concepción el matrimonio hombre-mujer, por lo que, su momento fue calificado como abortivo – Art. 201- y pretender crear derecho contra la vida de los seres en gestación.

Entonces, la presión social acompañada de movilizaciones, recolección de firmas de sectores y grupos profesionales, socio-culturales finalmente tuvieron la razón de lograr que el Código Orgánico de la Salud tratado por la AN, resuelto hace 30 días, pase a convertirse en mamotreto como proyecto político, una vez, que el Presidente, Lenín Moreno, firmó el veto total.

El veto del Ejecutivo lo justifica aludiendo que los tres cuerpos del proyecto de Ley contienen 400 observaciones de carácter técnico-médico y jurídico, carencia de parámetros actualizados de los efectos de la patología de la COVID-19…. Entre otros, que el legislativo por falta de investigación, socialmente necesaria, cerró debates dejando controversias en los contenidos atentando a la salud pública y creando notorias pretendiendo de institucionalizar el aborto, el vientre de alquiler, la ideología de género para niños, es decir, principios de derechos vulnerables que la ciudadanía clamaba “ no al vientre de alquiler….”

Juan Carlos Zevallos, Ministro de Salud Pública y su cuerpo asesor corrobora con la decisión política del Jefe de Estado. Estimando que dicho Código de haber sido aprobado traería serias consecuencias en el ejercicio profesional, puesto que, vuelve represivo al sistema de la salud conteniendo # 170 sanciones de orden administrativo y profesional, con lo cual, burocratiza el conocimiento científico y la experiencia profesional médica y paramédica.

…..Al interior del grupo técnico asesor en la cartera del MSP subsiste la propuesta de mejoramiento del sistema de salud que genere agilidad y eficacia para el servicio conteniendo significados reales y compatibles con la demanda social nacional y universal que vive la población en el territorio.

Además, en el análisis ministerial para el veto alegan “imprecisiones que van desde las definiciones erróneas hasta una estructura institucional del sistema nacional de salud carente de claridad referente a competencias y responsabilidades de la clase médica público-privada” . Se convierte en histórico el debate de la AN por la defensa del polémico proyecto que no convenció al Ejecutivo ni a la ciudadanía.

SOC. BOLIVAR BERMUDEZ S
ANALISTA SOCIAL

Sé el primero en comentar en «Punto de vista: ”No al vientre de alquiler”.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*