Pronunciamiento

Por Frente Nacional Progresista y Revolucionario

Los resultados electorales del 7 de febrero de 2021 evidencian por una parte, la victoria del progresismo representado por él Binomio de la Esperanza, y por otra, la derrota de la propuesta neoliberal auspiciada por la prensa comercial. Triunfo que sucede a pesar de tener la cancha inclinada y árbitros manifiestamente parcializados. La actual disputa sobre quien pasará a la segunda vuelta, Guillermo Lasso o Carlos (Yaku) Pérez, son dos caras de la misma moneda, situación que ha provocado la intervención de actores externos y del aparato judicial dentro de la dinámica del Lawfare imperante en todo el gobierno de Moreno.

Es evidente la pretensión de desconocer el triunfo de los vencedores en primera vuelta, postergar las elecciones y generar un ambiente de caos, con la finalidad de conseguir una recomposición de fuerzas de la derecha. Es en este contexto que interviene la Embajada Norteamericana cuyo interés es posicionar a Carlos Pérez para enfrentar al binomio Araúz-Rabascall; con igual propósito intervienen algunos de los consejeros del CNE, que en forma irresponsable dieron a conocer los resultados a boca de urna a pesar de la estrecha diferencia entre Lasso y Pérez, cuando faltaban además contabilizar más de 5.000 actas en disputa, y el ingreso de datos que favorecían a Carlos Pérez retardando los que corresponden al candidato Lasso fue una acción deliberada.

La intención de perjudicar el indiscutible triunfo de Arauz, cuenta además con un actor externo, la Fiscalía de Colombia, cuya intervención evidencia una descarada intromisión del Gobierno de Colombia, en contubernio con la fiscal del Ecuador Diana Salazar, quién presta a todo servicio, instruyó un proceso penal para investigar la supuesta financiación del ELN a la candidatura de Araúz. A esta acción se suma el ofrecimiento inmediato del gobierno para financiar el proceso de reconteo de votos, el mismo que fue acordado ilegalmente y sin prueba por los candidatos en disputa. Finalmente, la intervención de la prensa comercial, avalando este cúmulo de sucesos prefabricados, sirvió para armar un relato de odio en contra del Correísmo, legitimar la descalificación de los candidatos de la esperanzay conseguir que tercien únicamente Lasso y Pérez.

La presión nacional e internacional develó el real objetivo del viaje de Moreno a los EEUU y la reunión con la OEA, la conformación del eje antidemocrático, Washington-Bogotá-Quito, objetivo que utiliza a la OEA como instrumento de la política exterior americana, y que busca en esta ocasión orquestar un fraude electoral.

Todas estas acciones a más de los objetivos referidos, pretenden también ser un elemento distractor frente a la crisis sanitaria y la utilización dolosa de las vacunas, la venta de los bienes del Estado y las reformas para poner el Banco Central al servicio del sector financiero.

Sé el primero en comentar en «Pronunciamiento»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*