Problemas externos a la institución interfieren los procesos de legalización de tierras rurales: John Atiencia

Atención en la ventanilla única, martes 2 de marzo 2021.

Frente a las quejas de los usuarios que requieren legalizar los títulos de propiedad de sus predios rurales en la Unidad de Tierras de la Dirección Distrital del Azuay del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), argumentando demora y malos tratos en la atención, el director de la institución, John Atiencia, sostuvo que ello no se debe a la falta de voluntad del personal sino a problemas externos a la institución.

Subrayó que pese a que la pandemia modificó muchas cosas el MAG no ha parado su trabajo como la legalización de los predios rurales.

Explicó que en agosto de 2018, por sugerencia de la entonces SENPLADES que “nos cogió como conejillos de indias”, se reestructuró el ministerio con la eliminación de la coordinación zonal y las direcciones zonales, entre ellas la de la Subsecretaría de Tierras que atendía a Azuay, Cañar, Morona Santiago, Loja y El Oro.

Con ello la Coordinación Zonal se redujo a Dirección Distrital del Azuay en tanto que Tierras  pasó a ser una Unidad del Distrito, así se recortó el personal de 35 a 20 y se eliminaron las alícuotas de mantenimiento de las oficinas en el Gobierno Zonal (exCREA), por 12.000 dólares anuales, debiendo adecuarlas en el edificio actual, con todas las incomodidades experimentadas.

Se tuvo que trasladar un archivo de 73.000 expedientes; se designó un solo funcionario a la ventanilla de ingresos de trámites, antes había tres; por la pandemia se acumularon los procesos; con el teletrabajo se redujo la productividad, aún así el año anterior se entregó 1.906 títulos de propiedad.

El director distrital del MAG con uno de sus compañeros de trabajo en la bodega de archivo donde reposan 73.000 expedientes.

Al momento el 90% del personal de la institución tiene contrato ocasional y de muchos de ellos aun no se legaliza su renovación, “con el peligro de que me puedan demandar”, sin embargo hay que seguir atendiendo, confiando en que pronto el Ministerio de Finanzas transfiera el presupuesto prorrogado.

En lo específico de la Unidad de Tierras, con el reinicio de la atención se desbordó la demanda y con ello apareció una “invasión de legalizadores (tramitadores)” que cobran a los usuarios, cuando por ley los trámites en la institución no tienen ningún costo.

Con la finalidad de organizar la alta demanda, se estableció un calendario de atención relacionado con el último dígito de la cédula de identidad: lunes los dígitos 1, 2 y 3, martes 4, 5 y 6, miércoles 7, 8, 9 y 0  para el ingreso de las carpetas.

Jueves y viernes se procede a la revisión de documentos para el establecimiento de las inspecciones y la matriculación y puesta en marcha de los procesos legales. Según el funcionario las inspecciones se realizan luego de uno o dos meses de ingresada la carpeta, por sectorización.

Otro nudo en la atención representan las Registradurías de la Propiedad donde se detienen los trámites y, sin considerar las dificultades expuestas, argumentan que la demora es de la Unidad de Tierras, lamentablemente no hay una conexión en línea para la automatización de los procesos.

Sé el primero en comentar en «Problemas externos a la institución interfieren los procesos de legalización de tierras rurales: John Atiencia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*