Presencia de anfibios y reptiles fue monitoreada en las áreas de influencia del sistema de riego Cerro Negro – Churuco

Personal de la Prefectura del Azuay en sus labores de monitoreo ambiental. (Foto GPA),

Sígsig.- Como parte de las actividades del Plan de Manejo Ambiental implementado en el sistema de riego Cerro Negro – Churuco,  técnicos de Riego y Gestión Ambiental del Gobierno Provincial del Azuay, (GPA) realizaron un monitoreo de anfibios y reptiles cuyo hábitat se encuentra dentro del área de influencia de este proyecto.

Esta labor se realiza dos veces por año para determinar que las especies no se vean amenazadas por las actividades que se realizan en el sector.  En el recorrido se constató la presencia de los anfibios: atelopus Jambato, en peligro de extinción, y dos especies de  Pristimantis, así como especies de reptiles propios de las zonas andinas.

Diego Alvarado, coordinador de la Dirección de Gestión Ambiental del GPA, indicó que los anfibios son considerados bioindicadores de la buena calidad del ambiente y mantienen el equilibrio de los ecosistemas: “Las ranas están relacionadas con cuerpos de agua, si se registra un buen número de anfibios, existe una buena calidad de agua. A esto se suma la importancia genética de la especie al ser animales en peligro crítico de extinción”.

De manera complementaria se trabaja en campañas de educación con la comunidad y los usuarios del Sistema de Riego,  para informarles sobre la importancia de la protección de estas especies, explicó el técnico.

Así, el Gobierno Provincial del Azuay interviene, de manera integral, en el sistema de riego Cerro Negro – Churuco que tiene una línea de conducción de 38 kilómetros con un área regable de 500 hectáreas. La junta de riego está conformada por 1.000 usuarios y beneficia a más de 5.000 personas de las  parroquias  de Cutchil, Ludo,  San Sebastián y San Bartolomé del cantón Sígsig; y  San Juan del cantón Gualaceo.

Sé el primero en comentar en «Presencia de anfibios y reptiles fue monitoreada en las áreas de influencia del sistema de riego Cerro Negro – Churuco»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*