Prefectura del Azuay implementa riego parcelario en Sígsig

Instalación del sistema en una de las parcelas.

 

Tras varios años de espera, el riego parcelario para varias comunidades de Sígsig empieza a ser una realidad a través del Proyecto Pucuzhomazhi que construye el Gobierno Provincial del Azuay. En estos días concluyó la primera etapa con la instalación del sistema en tres parcelas de huertos y frutales.

El ambicioso proyecto beneficiará a  264 usuarios de las comunidades de Puchún, Curín, Zhotor, Malpad y Zhimbruc.

Las obras iniciaron en el 2011 con la instalación de siete kilómetros de conducción, en  tubería de 160 mm.  En el 2015 se trabajó en la red de distribución de matrices y colocación de válvulas parcelarias en cada una de las huertas.

El proyecto cuenta con fondos del Banco Mundial y aunque es competencia directa del Ministerio de Agricultura y Ganadería, la prefectura ha hecho una importante inversión para llevar a cabo esta primera fase.

Miguel Morocho, presidente del sistema de riego Pucuzhomazhi, indicó que en la actualidad riegan sus tierras a través de un canal a cielo abierto, lo que implica desperdicio de agua.

Pero con el proyecto tendrán un uso más eficiente del líquido, combinando el riego por aspersión ideal para la etapa de inicio de la planta y semilleros, y el riego por goteo, que se usa en la etapa de desarrollo.

El riego parcelario cuenta con un sistema que centraliza la conducción del agua a través de una válvula y llaves de paso, desde donde se dirige a varias camas de plantas.

El goteo se facilita a través de mangueras con goteros cada 20 centímetros y descargas de dos litros de agua por hora, cantidad determinada luego del estudio de suelo que permitió saber cuál es la capacidad de infiltración.

Para la aspersión se han instalado micro aspersores cada 1,80 metros. El sistema es fácil de manejar, señaló la consultora del proyecto,  Latina Petrova.

Según la profesional, el riego por aspersión tiene una eficiencia del 70 %, y en el caso del goteo, ésta llega al 90%.

La durabilidad de la instalación es otro de los puntos a favor del riego parcelario. La vida útil en la manguera de goteo es de diez años, mientras que la infraestructura de la parte subterránea durará 25.

De acuerdo a los estudios realizados por Petrova, en estas comunidades el 30% de los cultivos corresponde a pastos, 30% a maíz, 10% a frutales, 10% a alfalfa y el resto a otros cultivos.

Gabriela Ortega  técnico ambiental de la prefectura, refierió que este proyecto va más allá de facilitar agua para riego, se trata de un proyecto integral con un fuerte componente de capacitación para la comunidad. Incluye asesoramiento sobre formas de manejo sostenible de la cuenca hidrográfica.

Testimonios de optimismo

Carmen Pacheco posee un huerto de hortalizas en Malpad, dice que se siente “muy feliz” de contar con agua permanente para los sembríos.

Rosario Margarita Marín, de 76 años, también de  Malpad, está satisfecha con el proyecto, seguirá sembrando maíz, fréjol y papas.

Benjamín Zhiminaicela, de Puchún, automatizó el sistema con una válvula electrónica.  En su finca integral siembra limón, manzana, tomate, pastos, maíz, alfalfa y flores; además cría cuyes. Su producción la destina para el consumo externo.

Ángel Duchitanga, tiene 66 años, posee un terreno de 1.5 hectáreas destinado para potreros. Espera en un corto tiempo implementar un huerto de hortalizas.

Sé el primero en comentar en «Prefectura del Azuay implementa riego parcelario en Sígsig»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*