Poderosa movilización global concluye exigiendo un liderazgo climático real

Cientos de miles de personas salen a las calles desde Bogotá a Fiji y París, exigiendo de a las autoridades nacionales y locales una fuerte respuesta a la crisis climática.

América Latina – Este fin de semana más de 250,000 personas participaron en más de 900 acciones en 95 países. Las movilizaciones de la movilización Únete por el Clima exigieron acciones políticas para mantener los combustibles fósiles en el subsuelo y ofrecer una transición rápida y justa hasta energías 100% renovables, libres y accesibles para todos.

Las personas han enviado mensajes claras a las autoridades electas y a los responsables de la toma de decisiones a medida que ellos se dirigen a una serie de importantes cumbres y negociaciones para arreglar la crisis climática más adelante este año. Los activistas han dejado claro que se necesitan medidas concretas para abandonar la producción de combustibles fósiles y reducir las emisiones globales hasta 2020. Y que esta es la única forma de evitar los peores escenarios del cambio climático.

Cientos de miles de personas encontraron formas creativas y poderosas para expresar su preocupación por el estado del planeta y para pedir una transición mundial de la matriz energética antes de 2020:

  • En Bogotá, cientos de personas desde activistas, organizaciones sociales, colectivos ambientales y artísticos salieron a las calles de la capital colombiana para llevar a cabo el ‘Septimazo Climático’.
  • En el Día de la Independencia en Brasil, comunidades de todo el país instaron a los políticos a declarar la independencia de los combustibles fósiles. En Confresa, Mato Grosso, indígenas del pueblo Tapirape pidieron el fin del fracking.
  • Comunidades de toda la región del Pacífico se movilizaron en apoyo de la energía renovable, pidiendo a los responsables de la toma de decisiones que eviten el aumento de la temperatura global más allá de 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales.
  • En Iquitos, Peru, decenas de estudiantes decidieron unirse al evento como una señal del compromiso de los jóvenes con el cuidado del medioambiente.
  • En París, más de 50,000 personas se congregaron frente al Hôtel de Ville, luego de la reciente renuncia del ministro de Medio Ambiente de Francia, Nicolas Hulot, quien criticó a la Presidencia de Macron por tratar la acción climática como una ocurrencia tardía, a pesar de la retórica de lo contrario. Más de 150,000 personas se unieron a las acciones en todo el país, por lo que es la mayor movilización climática en la historia de Francia.
  • En Manila, los activistas llevaron a cabo una de las primeras marchas virtuales, representando a las comunidades vulnerables y de primera línea de Filipinas y como un comentario al cada vez menor espacio democrático en el país.
  • En Bangkok, los grupos defensores de los derechos de las mujeres, los agricultores y los ecologistas marcharon justo fuera de la sesión adicional de negociaciones sobre el clima de la ONU, donde los negociadores no tuvieron éxito en descifrar los últimos detalles del reglamento del Acuerdo de París.
  • En Ituango, Colombia, alrededor de 400 personas de las comunidades impactadas se mantuvieron firmes en su derecho a la libertad de expresión y manifestación pacífica al tomar las calles de la ciudad, ocupando el espacio público, después de ser sorprendidas por la policía que intentó evitar su manifestación contra el Central hidroeléctrica Hidroituango y la expansión de combustibles fósiles.
  • En Sydney, grupos locales navegaron en un barco a lo largo del puerto volando banderas de Rise for Climate y organizaron una protesta frente a la oficina del primer ministro para protestar por la adicción del país a la minería del carbón.
  • En Kampala, 25,000 personas se unieron a un festival y una marcha de niños. Miles más se unieron a eventos y reuniones en todo el continente africano.
  • En Copenhague, donde el primer intento de un acuerdo universal sobre el clima fracasó en 2009, más de 15,000 personas se unieron a la marcha más grande que ha tenido lugar para responsabilizar a los líderes europeos sobre el clima.
  • En Pasto, capital de Nariño, al suroeste de Colombia, decenas de organizaciones campesinas, artísticas, académicas, indígenas y sociales se reunieron para reclamar y defender sus territorios de actividades extractivas como el fracking, lo que pone en riesgo las fuentes de agua y la biodiversidad.
  • El astrobiólogo Cyprien Verseux y sus colegas mostraron su apoyo a la movilización global desde las cada vez más pequeñas plataformas de hielo de la Antártida, que marchaban a temperaturas bajo cero.
  • Cientos de eventos en todo Estados Unidos vieron a decenas de miles de personas salir a la calle en busca de empleos climáticos y justicia climática, concluyendo con la marcha más grande que la costa oeste de EE. UU. Haya visto en San Francisco, con más de 30,000 personas, artistas callejeros pintaron un mural callejero mundial.
  • En Puerto Rico, 1.500 jóvenes y sus familias se unieron para instar al gobierno a tomar medidas climáticas audaces y significativas, y motivar a las comunidades a iniciar sus propios proyectos de energía renovable.
  • En Canadá, las comunidades y activistas de las Primeras Naciones realizaron mítines a lo largo de la ruta propuesta del oleoducto TransMountain, en protesta por la costosa adquisición de la infraestructura por parte del gobierno de la firma estadounidense Kinder Morgan, luego de que anunciara planes para cancelar el proyecto.

Sé el primero en comentar en «Poderosa movilización global concluye exigiendo un liderazgo climático real»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*