Operativos para conservación del musgo que se pone en riesgo cada diciembre.

Foto referencial de Internet.

“No arranques la piel de los bosques” es el nombre de la campaña que se desarrolla para sensibilizar sobre el no uso del musgo en época navideña. Aunque se considera una tradición que esta planta adorne los hogares en Navidad, su presencia implica la destrucción de los ecosistemas, la erosión del suelo y la pérdida del hábitat de especies de flora y fauna.

Como cada año, se cumple diversas actividades de control en carreteras, plazas y mercados para evitar el uso de plantas como bromelias, líquenes, helechos y musgos. Además, se realizan talleres en unidades educativas para fomentar buenas prácticas ambientales, como el uso de materiales reciclados.

Once parroquias de Cuenca son consideradas como zonas sensibles a la extracción de especies entre las que constan como zonas de mayor afectación: Tarqui, Cumbe, Victoria del Portete, Molleturo, Sinincay, Sayausí, El Valle, y Santa Ana.

Si bien es cierto se ha dado una reducción de la venta de estas especies en un 95 %, pero con estos nuevos controles se espera reducir en su totalidad la extracción, más aun cuando se conoce que una vez que se termina la Navidad, la mayoría de musgo termina en la basura.

Para quienes irrespeten la normativa se los sancionará de acuerdo con lo establecido en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), que en su artículo 247 establece  pena privativa de libertad de uno a tres años y el pago de una multa de 5 a 200 salarios básicos unificados. Juntas parroquiales y tenientes políticos deberán también contribuir al control y concientización hacia sus habitantes.

Sé el primero en comentar en «Operativos para conservación del musgo que se pone en riesgo cada diciembre.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*