Nuevo estudio independiente sugiere que OEA se equivocó y propició golpe de estado en Bolivia

Observadores electorales de la OEA durante elecciones en Bolivia, en La Paz, Bolivia, el 23 de octubre de 2019. (Foto tomada de RT).

Un estudio llevado a cabo por investigadores independientes arrojó que el informe sobre un supuesto fraude en las elecciones presidenciales de Bolivia de octubre de 2019, hecho por la Organización de Estados Americanos (OEA) tras la auditoría de los resultados, fue “deficiente”, estuvo basado en “datos incorrectos” y “técnicas estadísticas inapropiadas”, publicó la cadena RT este lunes 8 de junio.

En el documento, titulado ‘¿Los cambios en los votos tardíos indican fraude? Evidencia de Bolivia’, donde participaron los investigadores Nicolás Idrobo, Dorothy Kronick y Francisco Rodríguez, los autores afirman que se revisaron “los patrones cualitativos que la OEA y otros investigadores presentaron como ‘inexplicables’ y que se concluyó que:

  • Los patrones pueden ser explicados “sin invocar fraude”.
  • Por sí solos los resultados “no cuestionan la credibilidad del proceso”.
  • No se evaluó la “integridad del proceso”, sino “solo la evidencia cuantitativa” que “jugó un papel importante en la evolución de la crisis política de Bolivia”.

A principios de diciembre de 2019, la OEA publicó su informe final sobre las elecciones del 20 de octubre de ese año y concluyó que el depuesto mandatario, Evo Morales, había ganado de manera irregular y evitado una segunda vuelta, al no conseguir el 10 % de diferencia necesaria con su contendor más cercano.

No obstante, las autoridades bolivianas sostuvieron en esa oportunidad que el sistema electoral de su país poseía dos mecanismos de conteo de votos, que funcionan de manera paralela: la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) y el Recuento Oficial de los Votos, que es el verdaderamente vinculante.

El TREP no brindaba información oficial y es un mecanismo que da información preliminar, con entre 80 % y 85 % de los resultados. El porcentaje restante no puede obtenerse con celeridad debido a que corresponde al voto de lugares alejados o rurales donde no hay acceso a internet.

El informe preliminar

Diez días después de las elecciones en las que Morales obtuvo el triunfo en primera vuelta, la OEA emitió un comunicado donde pidió anular los resultados y convocar nuevos comicios. El país andino vivía momentos de máxima tensión debido a que los dirigentes de la oposición no aceptaron los resultados, adujeron que se había cometido “fraude” y llamaron a sus seguidores a protestas.

Estas manifestaciones generaron un clima de violencia caracterizado por la quema de tribunales electorales provinciales, bloqueo de vías, llamado a paro nacional y persecución de indígenas, campesinos y miembros de organizaciones sociales que apoyaban a Morales y que rechazaban la repetición de las elecciones.

Jeanine Áñez, presidente de facto de Bolivia, durante evento en La Paz, el 27 de enero de 2020, (Foto tomada de RT).

Ante las dudas de la OEA, el propio Gobierno boliviano invitó al organismo a realizar una auditoría completa con resultados vinculantes, a finales de octubre. Tras el veredicto del organismo internacional, se generó una crisis política en el país que derivó en un golpe de Estado en contra de Morales, quien tuvo que verse obligado a abandonar el país, y se instaló un gobierno de facto encabezado por Jeanine Áñez.

Según el analista internacional Gabriel Villalba Pérez, las fuerzas opositoras crearon un estado de opinión general sobre el fraude incluso antes de la votación.

Sé el primero en comentar en «Nuevo estudio independiente sugiere que OEA se equivocó y propició golpe de estado en Bolivia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*