NO a la ética perversa del narcogobierno neoliberal, SI a la vida, al trabajo, a la alegría y a la paz social.

Manifiesto de la Coordinadora Ecuador Dijo No.

 Los resultados  electorales del 5 de febrero de 2023 constituyen un duro golpe para el Gobierno neoliberal de Guillermo Lasso, el pueblo ecuatoriano de manera libre y soberana, en el marco de sus derechos cívicos y políticos garantizados en la Constitución de la República y el Código de la Democracia, ejerció su derecho a elegir, dando lugar a un cambio en la correlación de fuerzas a favor del campo progresista y de izquierda, en la que el pueblo ecuatoriano le dijo NO a la consulta tramposa impulsada desde el Ejecutivo, expresando un triunfo histórico del pueblo, de las organizaciones sociales y de la ciudadanía.

La situación actual de la economía nacional producto del anacrónico e irracional modelo económico neoliberal, ha generado la agudización de la pobreza, deterioro  de las condiciones de vida de las familias ecuatorianas, la inflación, el desempleo, el pésimo sistema educativo, el deterioro de los servicios de salud, la distribución desigual de ingresos y riqueza, la grave situación de inseguridad que vivimos, el incremento de asesinatos a través del sicariato, aumento de los índices de la violencia intrafamiliar, femicidios, la emigración masiva y otros males  que estamos viviendo, son el resultado inevitable de una economía organizada a favor de las élites financieras y especulativas, que en muchos de los casos están vinculadas a una red de asociaciones delictivas que, según las denuncias de los últimos días, tienen su sede en el palacio de Carondelet.

Esta tormentosa y compleja situación ha dado lugar a una precipitada crisis de gobernabilidad y al menoscabo de la democracia formal, deteriorándose la capacidad institucional, generando incertidumbre en la estabilidad social y el orden público, empeorando la conflictividad social, con una imagen del presidente exponencialmente en franco declive, demostrando incapacidad para trabajar en favor del bien común, negado para desempeñar sus funciones básicas y diseñar y aplicar políticas públicas de una manera coherente, efectiva, eficiente y legítima que permitan superar la actual crisis que vivimos.

Somos testigos de cómo el Gobierno de la bancocracia, ha impuesto el odio, la persecución con acusaciones infundadas a la oposición, pretendiendo dividir a las organizaciones sociales, polarizando la sociedad, para lo cual las corporaciones mediáticas al servicio de los intereses privados han jugado un papel infame de calumnias y libretos montados para desprestigiar a lideres y organizaciones sociales y políticas.

De ahí que el principal desafío para restablecer la democracia en nuestro país, es la salida anticipada del narcogobierno mediante la aplicación del Art. 129, numeral 2 de la Constitución: juicio político por delitos de corrupción. La Corte Constitucional deberá admitir el juicio y se deberá convocar a un nuevo proceso electoral que permita elegir un gobierno que reconstruya y restablezca la institucionalidad democrática, fortalezca el Estado, emprenda en un proceso de reactivación económica que brinde oportunidades de trabajo a los y las ecuatorianas, que restablezca los derechos ciudadanos contemplados en la Constitución de Montecristi y que han sido vulnerados sistemáticamente por el actual régimen. Hay que plantearnos con firmeza un Estado plurinacional con nuevas relaciones de poder entre el Estado, el mercado, la sociedad y la naturaleza, es decir una relación basada en el Sumak Kawsay o Buen Vivir.

Consideramos que en estas circunstancias, el triunfo del progresismo y de la izquierda en los gobiernos locales y en el Consejo de Participación Ciudadana es fundamental para reconstruir el tejido social, asumiendo el compromiso de construir una estrategia de gobernabilidad social contrahegemónica que se consolide con fuerza en la base social, en los ciudadanos y en la sociedad civil, donde las nuevas autoridades se comprometan con la participación ciudadana y busquen involucrar a organizaciones de la sociedad civil y a ciudadanos en los procesos de toma de decisiones, que favorezcan la redistribución socioeconómica implementando políticas concretas a favor de las mayorías, que superen los altos índices de inseguridad, de injusticia y desigualdad, se motive la acción colectiva para consolidar el apoyo a través de alianzas sociales y así  defender a los gobiernos locales de la posible arremetida y  acciones estratégicas dominantes que sin lugar a dudas pretenderán crear crisis políticas.

Convocamos a todos los sectores sociales y políticos a  construir la unidad en la acción colectiva, con el propósito histórico de emprender un proceso de lucha contra el  neoliberalismo, para lo cual es necesario elaborar una plataforma programática que recoja las demandas de todos los sectores sociales que nos permita debatir los consensos necesarios para juntar fuerzas y construir alternativas que aprueben erradicar la opresión, la injusticia, el atraso, la pobreza y la marginación y satisfacer las exigencias populares de equidad, solidaridad y participación ciudadana en la perspectiva de construir el poder popular.

Debemos Construir una alternativa de gobierno y de poder desde las organizaciones sociales y políticas, en base a la UNIDAD respetuosa e incluyente de todas las fuerzas del campo popular.

Exigimos a la Asamblea Nacional y a la Corte Constitucional que, en aplicación de lo establecido en la Constitución, se dé paso al juicio político, como una vía legal de solución del conflicto político que actualmente vivimos, como consecuencia de la aplicación del modelo neoliberal, los actos de corrupción de la oligarquía criolla y de un gobierno nefasto para el pueblo ecuatoriano.

Expresamos nuestra solidaridad con la CONAIE y el pueblo Cofán por el asesinato del compañero Eduardo Mendúa, dirigente de la CONAIE, exigimos justicia, respeto a los derechos humanos y de la naturaleza y fin de la violencia de Estado.

Nos solidarizamos con los familiares, amigos y organizaciones de las que fueron parte las mujeres víctimas de femicidio.

Exigimos celeridad en los procesos investigativos de indagación previa y de llamamiento a juicio de quienes estén vinculados con la desaparición y muerte de Maribel Castillo Quishpe, de manera transparente, efectiva y oportuna.

Apoyamos las acciones y resoluciones aprobadas en la Asamblea de la CONAIE y nos sumamos a la movilización convocada para el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Manifestamos nuestra solidaridad con el compañero Gary Espinosa, legítimo presidente de la FENOCIN y elevamos nuestra voz de protesta frente a los intentos divisionistas que está implementando este Gobierno con el propósito de dispersar y debilitar a las fuerzas sociales que tenemos el legítimo derecho a la resistencia, amparados en el Artículo 98 de la Constitución de la República.

Por la salvación nacional y las familias ecuatorianas vamos a derrotar al narcogobierno de Guillermo Lasso y Alfredo Borrero.

Le decimos NO a la ética perversa del narcogobierno neoliberal que pretende imponer los símbolos de la riqueza y el poder de la violencia, por sobre los seres humanos.

Le decimos NO a la violencia, odio y racismo que los grupos de la derecha neofascista pretenden imponer en nuestro país.

Le decimos SI a la vida, al trabajo, a la alegría y a la paz social.

Le decimos SI a la movilización patriótica y a la lucha pacífica de los sectores sociales.

 

Las opiniones expresadas en este Manifiesto son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

Sé el primero en comentar en «NO a la ética perversa del narcogobierno neoliberal, SI a la vida, al trabajo, a la alegría y a la paz social.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*