Municipio de Cuenca y Universidad del Azuay se dan la mano en la defensa de los derechos ambientales

El alcalde Pedro Palacios y el rector de la UDA, Francisco Salgado, previo al acto de graduación.

En el marco del proceso de desconcentración y delegación de competencias a los Gobiernos Parroquiales Rurales, el Municipio de Cuenca y la Universidad del Azuay (UDA) desarrollaron el curso de “Capacitación en Derechos Ambientales para Líderes Comunitarios de los GAD (Gobiernos Autónomos Descentralizados) del Cantón Cuenca”.

La graduación de los participantes en la capacitación realizada dentro de los ejes Cuenca Amigable con el Medio Ambiente y Cuenca Efectiva se efectuó este martes 12 de enero. El curso se desarrolló con una duración de 90 horas, desde el 24 de julio al 5 de diciembre de 2020.

David Vázquez, director de la Comisión de Gestión Ambiental (CGA) del Municipio cuencano observó con preocupación que muchos sectores y líderes comunitarios y políticos han lucrado con el discurso ambientalista hasta el punto de poder afirmar que “el agua ha calmado la sed de muy pocos y ha dado de comer a demasiados”.

Pero en oposición a estas actitudes oportunistas, la actual administración municipal está fortaleciendo a los Gobiernos Parroquiales para que lideren en forma real la gestión ambiental en sus territorios, en un trabajo mancomunado.

Los resultados son evidentes con la creación en varios gobiernos locales de las Unidades Ambientales Parroquiales para el impulso de acciones desde sus competencias específicas y para que puedan gestionar recursos con la cooperación internacional, dijo.

Manuel Quito, presidente GAD Chiquintad, reconoció que por lo general la capacitación académica no se ocupa mucho de los temas del medio ambiente, en este sentido es satisfactoria la preocupación de la UDA y el Municipio de Cuenca toda vez que el equilibrio del planeta está en serio peligro.

El cuidado amoroso de la casa

Para Francisco Salgado, rector de la Universidad del Azuay, el cuidado de la casa, la protección del lugar donde se desarrolla la vida, es extremadamente fundamental. Hace mucho más de 2.000 años los griegos ya fundamentaron el concepto.

Al parecer la ecología y la economía son palabras contradictorias pero no es así, las dos comparten la raíz griega eko (casa, hábitat, morada, el lugar donde se desarrolla la vida), explicó el académico.

Logos es el conocimiento; nomos es el cuidado. Las dos palabras se refieren al conocimiento, al cuidado de la casa.

Es muy interesante porque también con el término nomos (el cuidado de la casa en economía) los griegos se referían a las canciones de cuna que entonaban las madres a sus niños de pecho. Entonces economía significa “cuidar con ternura la casa de todos, cuidar con ternura el hábitat, cuidar con ternura la vida”. Sin el cuidado amoroso de nuestro hábitat es imposible el desarrollo armónico de la vida, enfatizó Salgado.

Por otro lado, añadió, es esencial la concreción de la autonomía porque sin ella no existe la capacidad de impulsar el desarrollo desde las propias localidades, entonces es muy bueno que el Municipio fortalezca los niveles de autonomía en los Gobiernos Parroquiales.

Participantes exhiben sus certificados de graduación.

El alcalde Pedro Palacios se mostró satisfecho de haber podido lograr, conjuntamente con la UDA, importantes avances en la transformación del conocimiento de varios líderes comunitarios de los gobiernos parroquiales en beneficio de los pobladores.

Ello demuestra que se trabaja con coherencia, que se piensa en el desarrollo de las políticas públicas y se gestan las acciones concretas desde la visión ambiental desde el cuidado de la casa, sostuvo Palacios.

Sé el primero en comentar en «Municipio de Cuenca y Universidad del Azuay se dan la mano en la defensa de los derechos ambientales»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*