Mujeres científicas conmemoran su día internacional con Casa Abierta.

Este evento tendrá lugar este viernes 8 de febrero, de 09h00 a 16h00 en el patio de la Corte de Justicia.

“Ciencia contada por mujeres”, es el evento que las mujeres científicas de Cuenca, agrupadas en la Red de Mujeres Científicas del Ecuador, REMCI, han organizado en colaboración con las cuatro universidades con sede en la ciudad y con el apoyo de la Red CEDIA.  Este evento tendrá lugar este viernes 8 de febrero, de 09h00 a 16h00 en el patio de la Corte de Justicia (Sucre y Luis Cordero esq.).  Están invitados estudiantes de los colegios de la ciudad, así como medios de comunicación y ciudadanía en general.

La ONU proclamó al 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, resolución que ratifica la necesidad de “promover la participación plena y en condiciones de igualdad de las mujeres y las niñas en la educación, la capacitación, el empleo y los procesos de adopción de decisiones en la ciencia, eliminar toda forma de discriminación contra la mujer, incluso en las esferas de la educación y el empleo, y sortear las barreras jurídicas, económicas, sociales y culturales al respecto mediante, entre otras cosas, la promoción del establecimiento de políticas y planes de estudio en el campo de la ciencia, incluidos programas escolares, según corresponda, para alentar una mayor participación de las mujeres y las niñas, promover las perspectivas de carrera de las mujeres en la ciencia y reconocer los logros de las mujeres en la ciencia”.

Esta es una necesidad apremiante si consideramos que a pesar de que durante la última década más mujeres han accedido al sistema educativo superior, sin embargo, este incremento no se ve reflejado en la participación de las mujeres en la academia y en las ciencias.  A nivel del país, para el 2014, sólo el 36% de docentes universitarias son mujeres y, de entre los rectores de las universidades, sólo un 18% pertenecen al género femenino.   En cuanto a becas para posgrados hay un 42% de beneficiarias.  Estos números requieren ser tomados en cuenta, sobre todo si se reconoce que el desarrollo sostenible de las sociedades no será posible si se mantiene la desigualdad de género en educación, remuneración laboral, independencia económica y seguridad sexual.

En Ecuador la red de mujeres científicas, REMCI, se ha organizado con la finalidad de exponer esta problemática, sensibilizar a la sociedad sobre la participación de la mujer en la investigación científica, y empoderar a todas aquellas que mujeres y niñas que buscan labrar su camino profesional en la academia.  Ya en 2017 y 2018 se realizaron actos en diversas ciudades del país para conmemorar el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia.  Para la edición del 2019, REMCI tendrá como acto principal la Casa Abierta “Ciencia contada por mujeres” en la que participarán investigadoras de las universidades cuencanas.

El grupo de mujeres investigadoras que pertenece a la red REMCI en su nodo Cuenca, ha organizado para este viernes 8 de febrero, una exposición de aproximadamente 60 proyectos en los que dirigen o participan mujeres científicas.  Las Universidades de Cuenca, del Azuay, Católica de Cuenca, y Politécnica Salesiana estarán representadas con seis stands en los que se expondrán temáticas asociadas con el Medio Ambiente, Comunicación y Empresa, Psicología y Salud, Sistemas, Arquitectura, ec. Una diversidad de temas que permitirán tener una idea general de la investigación liderada por mujeres en la ciudad.

La Casa Abierta “Cuenca contada por mujeres”, junto con otras actividades que se llevarán a a cabo a nivel nacional, son el resultado de los esfuerzos que cada año, profesoras, investigadoras y estudiantes organizan para crear conciencia sobre el aporte y el rol de la mujer en la ciencia ecuatoriana.   Este es precisamente el rol de REMCI, organizar periódicamente espacios de intercambio y de desarrollo de capacidades para fortalecer a las mujeres en ciencias.

La red está formada por mujeres activas en varias ramas de las ciencias en el Ecuador.  REMCI es una red de apoyo e intercambio de conocimiento que busca hacer visible el trabajo y los retos que enfrentan las mujeres en la academia.  Promover el trabajo científico de mujeres ecuatorianas podrá incrementar su participación y reconocimiento en la academia del Ecuador y del mundo.

¿PARA QUÉ SIRVE UN DÍA MUNDIAL?

Como lo menciona la ONU, la proclamación de un día especial del año ayuda a “sensibilizar, concienciar, llamar la atención, señalar que existe un problema sin resolver, un asunto importante y pendiente en las sociedades para que, a través de esa sensibilización, los gobiernos actúen y tomen medidas o para que los ciudadanos así lo exijan a sus representantes.

Al declarar el 11 de febrero como Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, el Secretario General de la ONU, António Guterres, instó a que  “se asuma el compromiso de poner fin a los prejuicios, a que se invierta más en educación en CTIM para todas las mujeres y las niñas y a que se les ofrezcan oportunidades de mejorar sus perspectivas de carrera y su desarrollo profesional a más largo plazo, para que todas las personas puedan beneficiarse de sus innovadoras contribuciones en el futuro”.

ALGUNOS DATOS RELEVANTES

La brecha de género en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) persiste desde hace años en todo el mundo. A pesar de que la participación de las mujeres en las carreras de grado superior ha aumentado enormemente, están todavía insuficientemente representadas en estos campos.

La ONU ha afirmado que la ciencia y la igualdad de género son vitales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluidos en la Agenda 2030. En los últimos 15 años, la comunidad internacional ha hecho un gran esfuerzo inspirando y promoviendo la participación de las mujeres y las niñas en la ciencia. Desafortunadamente, ellas siguen enfrentándose a barreras que les impiden participar plenamente en esta disciplina. De acuerdo con un estudio realizado en 14 países, la probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura, una maestría y un doctorado en alguna materia relacionada con la ciencia es del 18%, 8% y 2%, respectivamente, mientras que la probabilidad para los estudiantes masculinos es del 37%, 18% y 6%.

“Hacer ciencia en el Ecuador es un gran desafío. Hacerlo como mujer, uno mayor. Ser científica y mujer implica superar obstáculos que no están visibilizados por la sociedad y por nosotras mismas”, afirma la doctora Claudia Segovia, investigadora ecuatoriana, representante de REMCI nacional.  “Como mujeres científicas, todo el tiempo tenemos que demostrar nuestra capacidad y justificar nuestras acciones” insiste Segovia, “en el trabajo, al entrar a una reunión, es común que los colegas me traten con frases que menosprecien mi capacidad profesional como “mija”, “reina”, “princesa”,“flaca” o diminutivos como “Doctorita” frente a mis compañeros, los “Doctores”. Es común que me hagan cumplidos sobre mi vestido, mi maquillaje, mi corte de pelo. Una vez establecida la reunión, alguien sugerirá que la secretaria sea la mujer o una de las mujeres que estamos allí porque “tenemos bonita letra”. Ya en el desarrollo de la reunión, mi jefe dirá: “Como buena dama, esperamos que…” motivando una acción de mi parte dentro de lo esperado por él y los colegas. En otra ocasión mis ideas u opiniones serán escuchadas, pero frecuentemente no serán tomadas en cuenta hasta que sean repetidas por un compañero. Y ahí serán incluidas en el análisis.” Así describe quien, motivada por estas circunstancias, comunes para las mujeres involucradas en la academia, junto con sus colegas organiza la red de mujeres científicas del Ecuador, REMCI.

“Estos desafíos, estereotipos y sesgos de género afectan nuestra autoestima dentro del ámbito personal y laboral. Y eso se refleja también en nuestra producción científica: las mujeres publicamos menos artículos como primeras autoras. Apenas un 21% de los artículos publicados tiene a una mujer como contacto de correspondencia. Tenemos una baja representación en comités editoriales, revisores de las revistas y evaluadores de proyectos, lo que genera menos artículos o un menor número de propuestas científicas aceptadas. Existe una tendencia a una menor participación de mujeres en charlas magistrales, paneles, talleres, y congresos científicos cuando no es explícita una política de igualdad de participación. Todo esto lleva a que no se conozcan nuestras investigaciones, logros, y por lo tanto recibamos menos reconocimientos” añadió la representante de REMCI.

La ciencia y la academia son un reflejo de la sociedad y el manejo de poder, como lo afirma Neil Degrasse Tyson —quizás el científico contemporáneo más popular del mundo—: “La ciencia es un espacio dominado por hombres blancos… donde no existen igualdad de oportunidades”.

En los últimos años han surgido iniciativas que motivan la presencia de niñas y mujeres en la Ciencia y la Tecnología: se han creado redes de apoyo y difusión de la ciencia como la Red Ecuatoriana de Mujeres Científicas, Red de Investigadoras en Chile, Red Colombiana de Mujeres Científicas. Son organizaciones que se enfocan en visibilizar los problemas de sesgo de género para aprender de ellos y compartir esa información.  “Al contar estas historias nos daremos cuenta que son mucho más comunes de lo que creemos. Que está en cada uno de nosotros provocar un cambio en nuestro comportamiento para lograr una sociedad más incluyente, diversa e igualitaria, con más niñas y mujeres en ciencia que aporten al desarrollo del país” finaliza Segovia.

Sé el primero en comentar en «Mujeres científicas conmemoran su día internacional con Casa Abierta.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*