Muertos, heridos, incendios, saqueos, el resultado de la violenta represión contra el paro nacional

Militares intentan controlar una de las acciones de protesta. (Foto Internet).

Un comunero kichwa murió en Puyo, impactado por una granada lacrimógena, eso ocasionó la reacción de los pobladores. En Tarqui, cantón Cuenca, falleció otro ciudadano, en el marco de las acciones de represión.

Una noche de terror vivió la ciudad de Puyo, provincia de Pastaza, este martes 21 de junio, con la muerte de un comunero kichwa, el incendio y saqueo de la sucursal del Banco de Guayaquil, incendio de una UPC y 18 vehículos, entre ellos varias unidades policiales, seis uniformados heridos, tres retenidos, 18 desaparecidos, según un balance preliminar recogido por los medios.

En el noveno día del paro nacional indefinido contra las políticas pauperizantes impuestas por el presidente Guillermo Lasso, el comunero Guido Guatatoca falleció impactado por una granada lacrimógena en su rostro, como muestran varios videos, pero la Policía Nacional sostuvo que esta “persona falleció a consecuencia de la manipulación de un artefacto explosivo”.

El Ministro el interior, Patricio Carrillo, respaldó esta declaración y aseguró que la Policía no usa explosivos en la represión a manifestantes ni en el control del orden público, no obstante anunció que peritos independientes investigarán esta muerte para establecer las reales causas.

En el sur del país, concretamente en la parroquia Tarqui, del cantón Cuenca, un ciudadano de 38 años falleció en el marco de las fuertes acciones de represión contra los comuneros que mantenían cerrada la carretera.

La mañana de este miércoles algunas personas lo encontraron muerto, con un cartucho de granada lacrimógena a sus pies y huellas de violencia en su cuerpo, lo que hizo suponer a sus allegados que fue víctima de la represión policial. Las investigaciones determinarán las causas de su muerte.

Sé el primero en comentar en «Muertos, heridos, incendios, saqueos, el resultado de la violenta represión contra el paro nacional»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*