Muerte de Juan Fernando Bermeo no queda en la impunidad, justicia llama a juicio al acusado

Familiares de Juan Fernando Bermeo con su abogado defensor, Miguel Arias.

El auto de llamamiento a juicio corresponde a un delito de homicidio, sancionado con una pena de prisión de 10 a 13 años.

Tras un año y nueve meses del homicidio de Juan Fernando Bermeo, la justicia abrió el camino a la sanción al dictar este martes 6 de septiembre el acto de llamamiento a juicio contra Daniel G.  T., acusado de ser el autor directo de ese delito.

De acuerdo a la relación de los hechos constantes en el proceso judicial producto de la investigación impulsada por la familia y su defensa jurídica, representada por la Oficina de Servicios Legales,  y en el dictamen fiscal acusatorio, el 6 de diciembre de 2020, aproximadamente a las 04h00, como era habitual, Juan Fernando Bermeo salió de su casa en el sector del parque de Miraflores, para trotar por las calles aledañas, en esas circunstancias, hacia las 04h30 se encontró con Daniel T., de quien sufrió las agresiones.

Bermeo intentó defenderse, por eso tenía heridas cortantes en la mano, sin embargo, no pudo evitar la puñalada en el pecho que le atravesó el pulmón izquierdo y posteriormente le ocasionó la muerte.

En las investigaciones se logró establecer que en la zona por donde trotaba Juan Fernando Bermeo aparecieron dos individuos, uno de ellos persiguió al ahora occiso, acoso que se logró captar de un video de un domicilio particular, en forma especial, la imagen del acusado.

En principio esa imagen no permitía realizar una identificación concreta porque se requería un acercamiento y mejoramiento de la imagen a través de un programa computarizado.

Lamentablemente, ni en Cuenca, ni en Guayaquil, ni en Quito, la Policía podía realizar ese trabajo, no dispone de un software tan elemental e indispensable para este tipo de investigaciones.

Por ventaja se logró que un perito privado procese el video, quien, luego de una comparación antropomórfica de la nariz, ojos, cejas, boca y otros puntos del rostro, estableció la coincidencia en el cien por ciento entre el rostro captado en el video y la imagen real del indiciado.

También se comparó la forma de caminar del individuo y se logró similar conincidencia. La cámara de video captó el caminar del sospechoso luego de la acción de violencia, forma que es idéntica a la observada al interior de la cárcel de Azogues donde se le ubicó tras las investigaciones.

Con los detalles del rostro proporcionados por el software se buscó en los archivos fotográficos de la Policía Judicial al individuo coincidente, ubicándolo en la prisión de Azogues.

Con autorización judicial se filmó su forma de caminar en ese reclusorio, acción que al compararla con la registrada en el video, la madrugada de la agresión, resultó del todo coincidente.

Además, en la versión dada a los investigadores, Daniel G. T. admitió que estuvo en el lugar el día y hora de la agresión, que tuvo un problema con el deportista, problema que, aunque no lo haya reconocido en forma expresa, terminó con el apuñalamiento y la posterior muerte de Juan Fernando Bermeo.

El hecho de admitir que estuvo en el lugar del homicidio, a una hora en la que no estaba ninguna otra persona, más los perfiles antropomórficos establecidos por el perito, más las coincidencias en la comparación de la forma de caminar, proporcionan los suficientes elementos de convicción para determinar la culpabilidad del acusado, expresó Miguel Arias, abogado defensor de la familia de Juan Fernando Bermeo.

En este sentido, la jueza Paola Beltrán dictó el auto de llamamiento a juicio y ratificó la orden de prisión preventiva del acusado.

2 comentarios en «Muerte de Juan Fernando Bermeo no queda en la impunidad, justicia llama a juicio al acusado»

  1. Saludos cordiales Dr. Miguelito, deseo el mejor de los éxitos en este proceso judicial y que brille la Justicia.

  2. Por fin, que se haga justicia para Juan Bermeo y su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*