Moradores de Cochapamba, Molleturo, denuncian secuestro y violencia

El abogado y ex juez de lo Penal, Miguel Arias, y la presidente de la comunidad de Cochapamba, Jenny Chimborazo, dialogan luego de la rueda de prensa ofrecida en el Parque Calderón de Cuenca.

 

Moradores de la comunidad de Cochapamba, parroquia Molleturo, denunciaron ser víctimas de  una serie de agresiones por parte de un grupo de personas amparadas bajo el membrete de “defensores del agua”, e inclusive hace poco sufrieron una violenta acción de “secuestro” acusados de ser “mineros ilegales” por lo que fueron entregados a la Policía.

Venciendo el temor a mayores represalias, Jenny Chimborazo, presidente de la comunidad, reclamó al Estado por la impunidad con la que actúa este grupo de personas de la misma comunidad, con el apoyo de gentes extrañas de las que se reservó su identificación.

“¿Acaso no somos integrantes de esta Patria?, nos merecemos la seguridad como todos y queremos que las autoridades pongan un alto definitivo a la violencia, ya no queremos más persecución a nuestra comunidad” por parte de sujetos que inclusive “tienen antecedentes penales muy graves en sus hojas de vida”, subrayó la dirigente.

Añadió que en múltiples ocasiones han denunciado estos “hechos delictivos” en la Fiscalía, Gobernación y otras instancias, pero solo se han constatado que “a las autoridades les interesa poco o nada de lo que está sucediendo”.

Simón Peñaloza, uno de los agredidos.

Con las huellas de la violencia aún frescas en su rostro, Simón Peñaloza, uno de los agredidos, relató que la noche del domingo 17 de noviembre mientras circulaba  junto a otro compañero por la vía de Cochapamba “fui secuestrado y brutalmente golpeado y amenazado por gente armada”, alrededor de 10 personas que “nos botaron de la moto al piso y nos golpearon, nos torturaron” bajo la acusación de ser mineros informales, cuando al perecer la idea de ellos es “sacarnos” para tomarse la comunidad y ahí sí hacer minería informal.

El abogado defensor de los agredidos, y ex juez de lo Penal, Miguel Arias, se mostró sorprendido de que los tres comuneros golpeados y entregados a la Policía en San Pedro de Yumate, a 30 kilómetros del lugar del incidente, no hayan tenido una valoración médica sino solo después de presentada la denuncia en la Fiscalía por la detención arbitraria.

Pero su sorpresa mayor se relacionó con la ausencia absoluta del Estado en un sector caracterizado por la violencia. Si bien un juez determinó a través de una acción de protección la suspensión de actividades mineras en Río Blanco, el Estado no puede dejar abandonada la zona, con las consecuencias que son de lamentar, agresiones, secuestros, incendios del campamento y maquinaria, amenazas de todo tipo, expresó el jurista.

Sé el primero en comentar en «Moradores de Cochapamba, Molleturo, denuncian secuestro y violencia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*