Mazán, una joya ecológica que pertenece a todos los cuencanos

Uno de los senderos del bosque primario.

 

El alcalde de Cuenca, Pedro Palacios, junto al gerente de ETAPA, José Luis Espinoza, y  funcionarios de la Corporación Municipal recorrieron este jueves 25 de junio el bosque protector de Mazán para conocer la labor desarrollada en torno a su preservación.

La ruta inició en una casa antigua, recuperada en este último año y que actualmente funciona como refugio.

Palacios escuchó los detalles del manejo que realiza ETAPA y las diferentes especies que conforman el bosque montano y sus características que lo hacen único, por lo que se le conoce como la “joya ecológica de los cuencanos”.

“Es importante que conozcamos lo que nos pertenece a todos, esto nos hace cuidar y sobre todo valorar el tesoro natural que tenemos”, enfatizó el alcalde.

Según José Cáceres, administrador de las Áreas Protegidas de la empresa ETAPA, Mazán es uno de los iconos de la conservación, debido a que fue una de las primeras reservas adquiridas por un Gobierno Municipal, en el año de 1984.

Dada la fragilidad de sus elementos, en la actualidad Mazán está cerrado a cualquier visita pública, solo se permite el ingreso para trabajos relacionados con la investigación científica.

Cáceres sostuvo que en este bosque primario es factible encontrar una gran cantidad de aves, pumas, tigrillos, chucurillos e incluso una especie de anfibio que por mucho tiempo solo se encuentra en ese hábitat.

Sé el primero en comentar en «Mazán, una joya ecológica que pertenece a todos los cuencanos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*