Luchar contra  el hambre es un asunto de justicia, de valentía y decisión política

El prefecto Paúl Carrasco dialoga con el presidente Lenin Moreno en los momentos previos al acto de inauguración de la Cumbre "Hambre Cero".

El prefecto Paúl Carrasco dialoga con el presidente Lenin Moreno en los momentos previos al acto de inauguración de la Cumbre “Hambre Cero”.

Combatir el hambre es un asunto de conciencia, de principios, de justicia, pero sobre todo de valentía y decisión política, expresó el prefecto del Azuay, Paúl Carrasco, en la inauguración de la III Cumbre de Soberanía Alimentaria “Hambre Cero”, este viernes 27 de abril en el Centro de Convenciones del Mall del Río.

El acto inaugural contó con la presencia del presidente de Ecuador Lenin Moreno, la vicepresidente María Alejandra Vicuña, secretarios de Estado, los ex presidentes Felipe Calderón, de México; Oscar Arias, de Costa Rica; César Gaviria, de Colombia; José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Eduardo Duhalde; de Argentina, Laura Chinchilla, de Costa Rica; Rosalía Arteaga, de Ecuador; Eduardo Frei, de Chile; Hipólito Mejía, de República Dominicana, entre otras personalidades.

Para el evento se registraron 2.452 personas de la provincia, el país y de 35 países de América, Europa, Asia y África, quienes participan en 4 ejes temáticos: Sistemas productivos territoriales, Consumo y nutrición, Gobernanza, Seguridad y soberanía alimentaria; 2 paneles de ex Presidentes, mesas de trabajo y side events o actos paralelos.

Trabajaron en en la organización la Presidencia de la República, el Consorcio de Gobiernos Provinciales del Ecuador (CONGOPE), ORU Fogar, FAO, ONU y la Prefectura del Azuay.

Carrasco señaló que según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO; el Observatorio de la Salud Mundial, y el Programa Mundial de Alimentos, alrededor de 795 millones de personas en el mundo, padecen de hambre.

La nutrición deficiente ha sido la causa del 45% de muertes de niños y niñas menores de cinco años, lo que equivale a la cifra de 3,1 millones por año.

En los países en desarrollo, aproximadamente 100 millones de niños presentan peso inferior al normal y uno de cada cuatro padece de retraso en el crecimiento.

66 millones de niños y niñas en edad escolar asisten a clases sin tomar desayuno.

Frente a ello es urgente impulsar causas nobles que rebasen las limitantes ideológicas, la banalidad de las discusiones y convoquen a la acción, como el llamado que hizo en el año 2012 Ban Ki-moon, en la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible Río+20, para garantizar que todo el mundo tenga acceso a los alimentos necesarios para disfrutar de una vida digna, feliz y saludable. A esta iniciativa la llamó el Reto del Hambre Cero.

Ex presidentes asistentes al evento.

Precisó que en el Azuay desde el 2010 se trabajan para que ningún niño padezca hambre, que no haya más personas que sufran y mueran de hambre.

Hay que garantizar que exista seguridad  y soberanía alimentaria y nutricional, dotando a nuestros estados de marcos jurídicos, de políticas públicas reales que aterricen en la gente, que incluso a veces sobrepasen el marco legal y sobre todo dejen de lado las aspiraciones político electorales de determinados personajes.

La única alternativa viable es desarrollar una alianza multinivel local y nacional desde los que conformamos el Estado, pero también que exista un grado de apoyo solidario, ya sea voluntario u obligado de la sociedad civil, sobre todo de los que más tienen y que menos conciencia social construyen para los que menos o nada tienen.

Informó que en Azuay se aplica un modelo de gestión que va desde la dotación de riego para el campo, el fortalecimiento a 20.000 pequeños productores a través de 18 programas de fomento de producción de alimentos propios de la zona; la entrega de un litro de leche diario a 40.500 niños del Azuay; la venta de la alforja campesina con alimentos limpios a precios bajos para las 40.500 familias; la entrega de complementos alimenticios para 24.000 niños; atención odontológica gratuita y seguimiento nutricional.

Los programas productivo y alimentario eran financiados por el Gobierno Provincial, pero ante los continuos recortes presupuestarios se decidió pedir la cooperación de los ciudadanos a través de una Ordenanza que regula este modelo de gestión, pero que también busca garantizar la sostenibilidad económica de la política pública.

Así se solicita al 21% de los cuencanos en relación de dependencia y que ganan desde más de 800 dólares hasta 30.000 dólares mensuales que realicen un aporte anual del 2% de su salario.

Pare el 40%de las empresas naturales y jurídicas que producen en la provincia y para el enorme número de empresas nacionales que usan nuestro territorio como mercado, está gravada una tasa progresiva, cumpliéndose el axioma de los que más tienen, para los que menos tienen.

“Esta ordenanza, señor presidente, nos obliga a los gobiernos subnacionales de la provincia a alinearnos con el plan de desarrollo Toda una Vida que usted lidera”, en articulación con el MAG, MIES, SENPLADES, Ministerio de Salud, Ban Ecuador, IEPS, subrayó el prefecto.

El presidente Lenin Moreno enfatizó que no existe razón para que haya hambre en el mundo, entonces hay que efectuar todos los esfuerzos necesarios para evitarla.

Un mundo con hambre cero es uno de los más grandes anhelos de la humanidad, más aún cuando la Agencia de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) señala que 815 millones de personas pasan hambre en el mundo.

“No podemos dormir tranquilos mientras 1 de cada 9 personas no come lo necesario para vivir, entre ellas millones de niños”, exclamó el mandatario.

Esta es una realidad cruel, inhumana y paradógica porque en el planeta sí se producen los suficientes alimentos, aseguró, “sí hay la mesa servida”.

Reiteró que el hambre no es consecuencia de la escasez sino de la codicia, del egoísmo, “es la corrupción más grande del corazón”, y aunque también inciden factores como el cambio climático, las guerras, es nuestra obligación intervenir para posibilitar un “hambre cero” y la vigencia de todos los derechos.

Sé el primero en comentar en «Luchar contra  el hambre es un asunto de justicia, de valentía y decisión política»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*