Los hidrocarburos y el monopolio de la energía

 

Henry Llanes Suárez

Desde que los hidrocarburos sustituyeron a los aceites de los animales, de los vegetales y del carbón en la generación de energía se constituyeron en un monopolio, desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad siguen siendo determinantes en la generación de energía y del capital monetario.

El monopolio de los hidrocarburos tiene una mayor incidencia en la economía de los países que tienen mayor dependencia del marcado internacional, como sucede en el Ecuador.

Por lo tanto, la propuesta del gobierno nacional de liberar la comercialización de los hidrocarburos en el mercado interno va a incrementar los costos de la economía nacional, porque serán dos o tres comercializadoras que seguirán controlando oligopólicamente la importación y la comercialización de los hidrocarburos en el Ecuador, es decir, serán aquellas empresas que ya vienen comercializando los combustibles en el país desde 1995 hasta la actualidad, pero a partir de ahora tendrán el mayor control de las importaciones de estos productos.

Con ese decreto ejecutivo, se entiende que el Estado ya no importará los combustibles, sino el oligopolio que controla el mercado interno y las importaciones, quien seguramente pagará aranceles de importación, pago de tarifas de los puertos de embarque y desembarque de hidrocarburos, el almacenamiento de hidrocarburos en terminales y el uso de la red de poliductos instalados en el país, así como el pago del IVA y el impuesto a la renta; en resumen, estos serán los ingresos que recibirá la caja fiscal.

A partir del decreto ejecutivo será el oligopolio el que tendrá el control del mercado interno y las importaciones, y en este sentido, tiene toda la libertad de imponer los precios que mas le convenga. La pregunta es ¿la economía nacional está en condiciones de soportar los precios que imponga el oligopolio que controle en forma total el mercado interno y la importación de los hidrocarburos?

Con esta decisión de política petrolera, la economía ecuatoriana adquiere una mayor dependencia del mercado internacional y se somete a una mayor salida de divisas poniendo en riesgo la estabilidad del dólar.

Según el INEC, hasta junio de 2019, de una población de 17.300.000 habitantes, 4.411.500 personas tenían un ingreso mensual de USD 85.03 y 1.643.500 tuvieron un ingreso mensual de USD 47.92; en este sentido cabe preguntar ¿esta población está en condiciones de soportar un mercado libre de comercialización de los derivados de los hidrocarburos?

Con el impacto social y económico del covid19, seguramente los índices de pobreza se habrán incrementado en el Ecuador.

El precio de los combustibles ¿eliminación o focalización de subsidios, que mismo es?

Los importadores de combustibles se aprovechan al máximo de la ingenuidad presidencial para obtener sus mayores ganancias en medio de una pandemia mundial, en la que el Covid-19 aniquila vidas y destruye la economía de las personas, como sucede actualmente en el caso del Ecuador.

El precio de los combustibles por bandas, es una entelequia sofisticada que esconde los intereses de los importadores de los combustibles: libre importación de combustibles, libre mercado para que ellos impongan los precios que quieran y plena libertad para obtener el máximo de las ganancias.

Actualmente estos sectores importan el 71.05% en diésel, el 55.80% en gasolinas y el 77.80% en GLP.

Un pingüe negocio bajo el control de los importadores de combustibles.

Desde 1994 hasta la actualidad, se definen los precios de los combustibles en función de los intereses fiscales -con un impuesto camuflado-. Estos precios no se definen en función del precio del petróleo, costo de refinación ni de los costos de comercialización (transporte, almacenamiento, distribución, comercialización, impuestos y utilidad razonable).

En conclusión, desde los años noventa hasta la actualidad, se maneja la política petrolera en función de los intereses de los intermediarios que importan combustibles, en función de los intermediarios que exportan el petróleo crudo y de las compañías petroleras que explotan el crudo con exagerados costos de producción.

Desde los años noventa hasta la actualidad, no se maneja la política petrolera en función de los intereses del país, sino de los sectores que menciono.

Ellos son los que se llevan la mayor parte de la riqueza petrolera de este país y el Ecuador se queda envuelto en un mar de pobreza (altos niveles de subempleo y desempleo, 62.1% de la PEA.

Sé el primero en comentar en «Los hidrocarburos y el monopolio de la energía»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*