Un libro muy especial por los 150 años de la Universidad de Cuenca

Edgar Ramón Torres y Gerardo Machado arman la pasta dura del Libro Histórico

Edgar Ramón Torres y Gerardo Machado arman la pasta dura del Libro Histórico

La tarde y noche de este lunes 16 de octubre armaban la pasta del impresionante libro.

El jueves anterior le acompañamos a Gerardo Machado a una talabartería de la calle Presidente Córdova y Tarqui, allí seleccionó la pieza de suela ideal para convertirla en pasta y resguardar las 170 páginas de piel de borrego, tamaño A 3,  sobre las que él, junto al diseñador José Luis Espinoza y el joven artista plástico Edgar Ramón Torres impregnaron a mano, con tintas especiales, óleo, pan de oro, letra capitular, plumilla y una caligrafía ya inusual en estos tiempos de los vertiginosos avances tecnológicos, parte de la historia de los 150 años de la Universidad de Cuenca.

La obra se entregó a la Universidad, a la ciudad de Cuenca y el país, en la Sesión Solemne que conmemoró la creación de una de las instituciones académicas más prestigiosas del Ecuador y de América Latina.

En 1867 el Congreso Nacional expidió la Ley de creación de la Corporación Universitaria del Azuay y el presidente Gerónimo Carrión puso el ejecútese, el 18 de octubre de ese año.

Inició  con las facultades de Jurisprudencia, Medicina y Farmacia, Filosofía y Literatura, y Teología, en locales dispersos por la antigua ciudad. Hoy tiene 12 facultades que ofertan 49 carreras. La última facultad creada fue la de Sicología.

El libro es fruto de la investigación realizada durante casi un año por el magíster Víctor Manuel Quezada. En sus pergaminos olorosos a historia y ciencia recoge los tres momentos más importantes de la vida institucional.

Estas fases resumidas por Gerardo Machado, director del grupo MC Calígrafos, productor del libro, son el discurso inaugural del primer rector, Benigno Malo, el 1 de enero de 1868; la revolución del pensamiento crítico (1925) impulsada por la administración de José Peralta para cambiar la mentalidad conservadora y abrirse a las nuevas corrientes del pensamiento.

El tercer momento lo conduce  Carlos Cueva Tamariz, en la época de la dictadura militar que pretendió clausurar a la universidad por tener profesores comunistas que pregonaban la liberación de América Latina, encontrándose con la férrea defensa de su rector y de la comunidad universitaria.

En su discurso, Benigno Malo agradece a los dos poderes supremos de la nación, “por haber decretado la emancipación intelectual de nuestro país”.

“Para Cuenca, señores, se abre desde hoy una gran era de progreso, un orden de cosas enteramente nuevo. Entregada a sí misma en el importante ramo de instrucción pública; teniendo en sus manos sus propios destinos universitarios, y libre de las ataduras que a veces detenían el vuelo de su genio, ya nada puede impedirle que llegue a la altura de las civilizaciones más avanzadas.

Las universidades han sido las promovedoras más poderosas del progreso humano. Grandes faros levantados para alumbrar el camino de los pueblos; focos de enseñanza y de doctrina, a donde corrían todos los espíritus para activar el reverbero de las ideas; fuentes vivas, a donde las inteligencias, ávidas de saber, concurrían a beber a torrentes los conocimientos científicos y literarios; las universidades resumen, pues, en sí todo el poderoso movimiento intelectual, que se ha dejado sentir desde la edad media hasta nuestros días”, proclama Benigno Malo en el discurso histórico reproducido en el libro.

La publicación recoge además la vida y gestión de sus 33 rectores; la creación del escudo, bandera e himno, la fundación del colegio universitario Fray Vicente Solano, la constitución de los organismos estudiantiles de cogobierno como la FEUE, asociaciones escuela.

El 95% de las ilustraciones gráficas son artes inéditas que se crearon en función de los textos.

En los últimos tres meses se intensificó el armado de las páginas y en los 30 días recientes el trabajo copó más allá de las 16 horas, todo para generar una obra histórica y de gran calidad artística, como se merece la Universidad de Cuenca, expresó Machado, bajo cuya autoría están otras publicaciones como “El Vuelo del Colibrí, que cuenta parte de la historia de Cuenca, el libro sobre la vida de Simón Bolívar y Manuela Sáenz, El Pase del Niño, que fue entregado al papa Francisco en su visita a Ecuador y reposa en el museo de El Vaticano.

 

 

Sé el primero en comentar en «Un libro muy especial por los 150 años de la Universidad de Cuenca»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*