Lencería médica, un emprendimiento para generar economía en el marco de la pandemia (VIDEO)

Carla Calle y Diana Pinargote le hacen frente a la pandemia.

La preparación académica para superar su calidad profesional y social como médicas las hizo coincidir en un posgrado de Medicina Social y Familiar y entonces, como todo el mundo, se vieron atrapadas por la pandemia del coronavirus y a enfrentar como sea las necesidades de supervivencia.

Buscando los mecanismos de superar la crítica situación y generar recursos económicos a través de su profesión, tras varias conversaciones y cruce de ideas decidieron ensayar en la confección de “lencería médica”, iniciando por gorros quirúrgicos para cubrir el cabelllo del personal durante la atención a los pacientes.

Ahora había que pensar en la forma de sellar las conversaciones y las propuestas de trabajo en una alianza que las identifique, luego de varias consideraciones, Carla Calle, de Cuenca; y Diana Pinargote, de Manta, vieron conveniente fundir sus nombres en la marca identitaria: Candy. Entonces manos a la obra.

“Como médicos sabemos cuáles son nuestras necesidades, qué se acopla a nosotros, qué nos ayuda, qué nos tiene cómodos” durante todo el tiempo de trabajo; en torno a todo esto se pensaron y elaboraron los diseños, luego se pasó a la elaboración y se empezaron a materializar los sueños, dice Carla, en el marco de un encuentro de emprendedores realizado días atrás en el hotel Zahir, por convocatoria de la Red de Economía Violeta.

Se confeccionaron varios modelos y tamaños, claro, para ello se tuvo que contratar primero a una costurera del cantón Rocafuerte, provincia de Manabí, luego a otra en Manta y enseguida a una tercera, en Cuenca, concretamente de la ciudadela Jaime Roldós. Para nada se les ha movilizado de sus domicilios, ellas trabajan desde sus casas, ese es uno de los positivos resultados de la pandemia: el teletrabajo.

Ahora se proyectan a la confección de mandiles y uniformes médicos, se entiende que el tiempo les dará la razón; pero además de ello incursionan en “un pequeñito aporte” a la protección y conservación del medio ambiente con la elaboración de productos ecoamigables: fundas de papel reutilizables y pequeñas cajas en las que imprimen otra de sus marca, Cellar, con el apoyo de un familiar de Carla que también se encaminó en un pequeño emprendimiento de impresión; además elaboran paños de limpieza de materiales quirúrgicos y espacios hospitalarios y médicos.

“Ha sido un emprendimiento entre amigas, entre colegas”, subraya Carla,  y en algo más de cuatro meses están en las provincias de Azuay, Cañar, Loja, Morona Santiago, Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas, Manabí, Los Ríos, Guayas; en ciudades como Cuenca, Girón, Azogues, Biblián, Cañar, Loja, Macas, Quito, Santo Domingo, Babahoyo, Manta, Guayaquil, además han atendido pedidos de residentes en Colombia y España.

De esta forma Carla y Diana le están llenando de contenido al slogan seleccionado: “Todo héroe necesita de una armadura que la haga brillar”.

Sé el primero en comentar en «Lencería médica, un emprendimiento para generar economía en el marco de la pandemia (VIDEO)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*