Las alianzas políticas rumbo al balotaje presidencial en Colombia ya están definidas: ¿qué impacto dejan?

Indígenas wayuu votan durante las elecciones presidenciales de Colombia, en La Guajira, el 29 de mayo de 2022. (Foto tomada de RT).

Con un escenario electoral que se muestra bastante reñido, la participación —que en la primera vuelta apenas superó el 50 %— cobra más importancia.

Las alianzas políticas en Colombia rumbo al balotaje presidencial han quedado definidas, pero no todo se ha resuelto con apoyos directos a las candidaturas en pugna. De esta manera, cobran relevancia otras opciones, como dejar la papeleta en blanco o abstenerse, así como la carta que se juega el uribismo, el voto ‘antipetro’, que no se lee como un respaldo directo a la propuesta de Rodolfo Hernández, sino como el único recurso para evitar una victoria del Pacto Histórico.

Previo al fin de semana, el excandidato presidencial por la Coalición Centro Esperanza, Sergio Fajardo, el cuarto más votado durante la primera vuelta con 4,20 % (888.518 votos) y quien faltaba por definirse, anunció que se había reunido con el derechista Hernández para «explorar un acuerdo programático» creado a partir de «coincidencias» para un eventual programa de gobierno, difundió la cadena RT.

Hasta ese momento parecía que la fórmula de la ya disuelta Coalición Centro Esperanza quedaba dividida en dos: la fracción que anunció su apoyo al Pacto Histórico y al izquierdista Gustavo Petro, representada por el excandidato a la vicepresidencia Luis Gilberto Murillo; y la que dejaría a Fajardo del lado de Hernández.

Pero dos días después de la reunión entre Hernández y Fajardo, el candidato por la Liga de Gobernantes Anticorrupción señaló que las conversaciones se habían terminado porque, según él, tenían «que hacer respetar» su programa de gobierno.

«Era una cortesía que quería hacer, pero eso ya terminó. Ellos quieren cambiar todo el programa que ganó. Como ganó nuestro programa, nosotros nos tenemos que hacer respetar, porque está respaldado por 6 millones de colombianos que votaron a favor del programa que presentamos», dijo Hernández al medio local RCN, en referencia al documento de trabajo de 27 propuestas que le entregó Fajardo.

En respuesta, el excandidato emitió un comunicado donde señala que los puntos trazados eran para conseguir «mejoras a la propuesta de Hernández» con base en los objetivos que el derechista publicó en Twitter, pero este, «sin discusión previa», decidió «no aceptarlas».

¿Qué hará Fajardo?

Este lunes, Fajardo aclaró en una entrevista con Blu Radio que por ahora lo único que tiene claro es que no votará por Gustavo Petro y dijo que mientras tanto seguirá reflexionando sobre la posibilidad de votar por Hernández, aunque dice que con este «ya no hay ni habrá conversaciones», o hacerlo en blanco.

Además, informó que próximamente publicará un escrito donde dará sus razones por las que no apoyará a Petro y prometió que luego hablará sobre lo que decida para el próximo 19 de junio, día del balotaje.

El excandidato también dijo sentirse sorprendido por las declaraciones de Hernández. «Claro que me sorprendió, pero además los términos. Él decía que era un tema de cortesía y que ‘no, muchas gracias’ y eso no se corresponde con lo que habíamos conversado», dijo Fajardo, quien aclaró que es falso que él se haya sentado a negociar o a exigir un cargo en un eventual gobierno.

El político también indicó que los colombianos tienen tres opciones para votar en el balotaje: una es apoyar a Petro, otra es votar en blanco y la tercera es hacerlo por Hernández. En su caso, como ya descartó a Petro, dice que solo tiene dos opciones y adelantó que antes del 19 de junio escribirá su decisión y la justificará con «seriedad».

El uribismo y el voto ‘antipetro’

Uno de los primeros apoyos que se hicieron públicos a Hernández fue el del excandidato del uribismo por el Centro Democrático, Federico Gutiérrez, quien ocupó el tercer lugar en la primera vuelta electoral con 23,92 % (5.057.858 votos).

Pero este espaldarazo no ha sido bien visto por quienes apoyaron a Hernández en la primera vuelta. Algunos, incluso, han tomado la decisión de respaldar a Petro, pues no quieren ninguna relación con el uribismo.

Esta situación produjo que el propio Hernández haya intentado desmarcarse del actual partido de Gobierno al exponer sus diferencias con el uribismo y asegurar que quien quiera apoyarlo puede hacerlo sin concretar alianzas y sin exigir «mermelada».

Sin embargo, el apoyo de los voceros uribistas a Hernández sigue en pie, aunque el fundador del Centro Democrático, Álvaro Uribe, no ha dicho una sola palabra. La retórica del uribismo para promover el voto ‘antipetro’ se fundamenta en premisas como «cuidar a Colombia» o «poner en riesgo la democracia».

«No me he reunido con Rodolfo, ni necesito hacerlo, ni él necesita buscarme, que siga buscando votos para que salvemos el país», dijo Gutiérrez.

Todos los excandidatos contra Petro

En la misma línea ‘antipetro’ se han sumado los otros dos excandidatos presidenciales que quedaron en el quinto y sexto lugar de la primera vuelta: el cristiano John Milton Rodríguez del partido Colombia Justa Libres, que obtuvo 1,29 % (274.216 votos); y el conservador del Movimiento Salvación Nacional, Enrique Gómez, que consiguió 0,23 % (50.528 votos).

Aunque el partido de Rodríguez informó que sus militantes podían votar por cualquiera de las dos opciones en pugna, el excandidato ha dicho que no apoya a Petro y que incluso la alternativa de votar en blanco podría «facilitar» la instalación de «un régimen socialista radical que acabe con las libertades».

Por su parte, el conservador Enrique Gómez, quien tras la primera vuelta fue uno de los primeros en expresar su apoyo a la candidatura de Hernández, ha mantenido un discurso de guerra contra Petro, al señalarlo de «aspirante a tirano», que pondría en juego las «libertades individuales», por lo que votar en su contra significaría «salvar la democracia».

¿Quiénes han expresado su apoyo al Pacto Histórico?

Del lado de la candidatura de Petro, que también enfrenta una fuerte guerra mediática de desprestigio, los apoyos han llegado de manera más graneada. Varios políticos de trayectoria de distintas fuerzas políticas, sobre todo a nivel local, han decidido respaldar su propuesta presidencial, incluso seguidores que apoyaron en la primera vuelta a Hernández y a Fajardo.

Uno de los que hizo público su rechazo a la entrada del uribismo en la candidatura de Hernández fue el senador electo por Santander Jonathan Pulido Hernández, mejor conocido como ‘Jota Pe Hernández’, y quien obtuvo una de las votaciones más grandes en las parlamentarias del pasado 13 de marzo. «¡No quiero estar en el mismo lugar donde esté el uribismo! Por está razón y a través de este video, me retiro de la campaña del ingeniero Rodolfo Hernández», dijo.

Otros de los nombres que se han sumado a la campaña de Petro han sido Alejandro Gaviria, exaspirante presidencial independiente que se sumó a la Coalición Centro Esperanza; el exalcalde de Bogotá y también excandidato a la Presidencia en 2010, Antanas Mockus; el exsenador y exgobernador de Nariño Antonio Navarro; el senador del Partido Verde, Iván Marulanda, entre otros.

En el caso de Gaviria, su respaldo a Petro se da porque el candidato «tiene un programa de Gobierno trabajado» con distintos sectores del país, algo que Hernández, a su parecer, no ha logrado.

Por su parte, Mockus explica que la propuesta del izquierdista apunta a «fortalecer la democracia», «vivir mejor» y «proteger los derechos y las libertades»; mientras que Navarro detalla que el cambio que propone el Pacto Histórico tiene seis componentes: «1. Cero corrupción; 2. Disminuir desigualdad; 3. Mejorar educación y salud; 4. Limpiar aire, agua y suelo. Conservar y reforestar Amazonía y Pacífico; 5. Generar empleo; y 6. Conseguir paz y seguridad».

Mientras se debate la campaña por la presidencia y quedan claras las posturas de los excandidatos en medio de un escenario electoral permeado de amenazas de muerte, violencia e intimidación política; distintos medios locales citan encuestas sobre el balotaje y advierten que serán unos comicios reñidos, en los que podría registrarse también un aumento de los votos en blanco.

Sin embargo, hay otro elemento de suma importancia en esta contienda, la participación, que en la primera vuelta llegó al 54 % de los 39 millones de electores convocados a las urnas, por lo que hay un considerable número de votantes que aún no se han expresado y que si deciden involucrarse, podrían ser decisivos en la elección del futuro presidente de Colombia durante los próximos cuatro años.

Sé el primero en comentar en «Las alianzas políticas rumbo al balotaje presidencial en Colombia ya están definidas: ¿qué impacto dejan?»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*