La planificación y adecuadas políticas de salud son esenciales en el combate contra el Covid-19

Gráfica referencial.

La ciudad de Cuenca cierra la presente semana laboral con 14.748 contagios por coronavirus, 229 más que el viernes anterior cuando la cifra se situó en 14.519, de acuerdo a los registros del Ministerio de Salud Pública; es decir, la curva ascendente establece un promedio de 32.7 casos por día.

En Azuay el registro de este viernes 26 de marzo es 18.631 casos, 319 más que el viernes anterior cuando el registro cerró en 18.312 contagios, a un promedio de 45.5 casos por día.

Ciertamente son datos que deben llamar a la sensibilidad de los ciudadanos tomando en cuenta que las capacidades hospitalarias, especialmente en lo que se refiere a las unidades de cuidados intensivos (UCI) están totalmente copadas, pero en las calles y diferentes lugares públicos se advierte un total relajamiento de las medidas de bioseguridad.

De acuerdo al especialista en Big Data, Noé Carchipulla, Ecuador no tuvo una planificación en torno a contextos de incertidumbre, por lo tanto se debe recuperar la planificación integral desde el gobierno y entidades privadas para el tema logístico. “Es necesario interiorizar las políticas públicas en función de un instrumento de planificación a políticas locales de gobiernos autónomos descentralizados”, precisa.

Recomienda que para la aplicación de las vacunas es relevante un enfoque territorial articulado a los actores claves. Y sobre esta marcha es urgente pensar en políticas públicas que garanticen acciones como lo propone el candidato presidencial de UNES, Andrés Arauz: reincorporar alrededor de 6.000 profesionales de la salud que fueron despedidos tras haber estado en la primera fila de una pandemia mundial; un plan de vacunación transparente y sin privilegios;  masificación al acceso de pruebas Covid-19; adquisición de vacunas con un proceso limpio y coordinado y la aplicación de las vacunas bajo un cronograma establecido con criterios técnicos.

Respecto a las estadísticas, el especialista califica de prioridad el transparentar la información de las páginas oficiales o privadas a fin de poder desagregar los datos y hacer un análisis a nivel de provincia, cantones y parroquias. Por desventaja, las páginas que presentaban información de las parroquias rurales dejaron de funcionar cuando eso es determinante para un debido proceso de datos y acciones para la caracterización de la pandemia.

Plan hacia 2025

A nivel de la región 6 (Azuay, Cañar y Morona Santiago) las realidades y los contextos son diferentes. Esa es la pauta para un plan de salud al 2025 para todo el país que debe  contemplar: necesidades del sector médico,  unidades de salud (subcentros y centros de salud) articuladas a la accesibilidad territorial.

El 14 de marzo se cumplió un año del primer contagio en la zona 6 y desde entonces, ¿qué hemos aprendido y cómo el gobierno reaccionó? Lo que ya no se hizo no importa, lo relevante es lo que se debe hacer para mantener un sistema de salud público gratuito y de calidad; puntualiza Carchipulla.

El especialista precisa que ese plan de salud debe contemplar una planificación nacional para la construcción de nuevos hospitales y centros de

salud en las zonas aún desprovistas de servicios; diseñar e implementar un sistema de planificación y distribución de medicamentos automatizado; acceso universal a la salud mental; servicios de salud públicos, gratuitos y de calidad; entre otras políticas que beneficien a la gente, al pueblo y no a grupos minoritarios de derecha que buscan privatizar la salud pública.

Sé el primero en comentar en «La planificación y adecuadas políticas de salud son esenciales en el combate contra el Covid-19»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*