La «gente de bien» llorando por la patria en Cusín

Por Hugo el búho

¡Muero, qué belleza de reunión! ¡Muero, qué gentecita de palmaditas y abrazos! ¡Muero, los salvadores de la patria en cónclave! Ya con esos personajes nos salvamos todos; ahora sí podemos sonreír, dormir hasta las nueve y mirar Netflix hasta las diez. Maravilla de gentes, opinando y dando soluciones para que su presidente no sea peor que su antiguo presidente. Ya debe estar subido en youtube tremenda asamblea de personajes de buena cuna, del buen hacer y el buen decir. Por dios, no se pierdan de escuchar tanta sabiduría, carne y hueso del porvenir patrio.

No fue una reunión para intentar salvar al evasor mayor de la Nación de una hecatombe. No. No se vieron las caras para ver cómo enfrentan las protestas sociales. No. No estrecharon lazos para lavarle la cara a su jefe después de subir de forma estúpida los precios de los combustibles y anunciar que se congelaban. No. No se estrecharon las manos y los bolsillos para convencerse de que el que gobierna es un inepto. No.

No le trajeron a la Romo para que auxilie en su experiencia de repartidora de hospitales y gases. No. No le convocaron al Otto y al Hervas para que sumen cariñitos con sus seguidores en redes. No. No le invitaron al José Hernández para que, desde su pelagatuño pensamiento, dicte consignas periodísticas que blinden al inepto y siga con sus recetas de la culpa es de Correa, de Iza, de octubre, de Venezuela y de 600 periodistas conspiradores a nivel mundial. No. No y no.

Mejor no nombrar a los demás hombres y mujeres que se dieron cita en Cusín para convertirse en los héroes y heroínas que nos sacarán del atraso tercermundista en el que nos encontramos. Los Abelardos, los Hurtados, los Sevillas, los Dahik, ahí, derramando sapiencia para lograr consensos que estabilicen el chueco rumbo de su banquero preferido. ¿Cómo hacer para que la población no le diga tramposo al líder de la patria? ¿Cómo buscar una palabra que reemplace a la ya popular evasor? ¿Cómo decirle al mundo que antes tenía millones en paraísos fiscales, pero que ahora solo tiene testaferros que son esposa e hijo? Dios está con los evasores, amén.

En este consenso de gente de bien se debía buscar una fórmula para que la gente de mal, la que protesta por todo, la que no permite avanzar y progresar y crear oportunidades, se convenza de que no hay mejor camino que la democracia de ellos y la paz de Romo. Se dijo, sin decirlo, que la prensa debe seguir apoyando el proyecto de un señor que se piensa Batman. Que se busquen cortinas de humo para que el pueblo -que tiene mala memoria- se olvide de una vez de que su presidente es un señor que tiene sueños húmedos cuando le nombran paraíso fiscal.

¿Quiere usted estar presente en un nuevo consenso de Cusín? Facilito, conviértase en gente de bien y admire a aquellos que hacen abra cadabra con sus millones por allá, donde no se tributa. Y ya.

1 comentario en «La «gente de bien» llorando por la patria en Cusín»

  1. Brillante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*