Con la bendición del pan y la chicha Cuenca se prepara para el Pase del Niño Viajero

La imagen del Niño Viajero ingresa al templo del monasterio de El Carmen de la Asunción

 

La imagen del Niño Viajero ingresa al templo del monasterio de El Carmen de la Asución

Los clásicos villancicos cuencanos se volvieron a escuchar la tarde y noche de este miércoles 25 de octubre en la iglesia del monasterio de El Carmen de la Asunción.

¿El motivo?, la Policía Nacional  recibió de manos de las Fuerzas Armadas el padrinazgo para los preparativos y realización del Pase del Niño Viajero mientras el arzobispo de Cuenca, monseñor Marcos Pérez Caicedo, bendijo una muestra del pan y la chicha que se distribuirán en la tradicional celebración.

Monseñor Marcos Pérez bendice el pan y la chicha

El Pase del Niño Viajero es una de las mayores demostraciones de fe católica y de riqueza cultural que cada 24 de diciembre recorre las calles del centro histórico de Cuenca. Se estima que la multicolor y multiétnica celebración congrega en los últimos años a más o menos 70.000 personas.

De acuerdo a datos de la Curia Arquidiocesana de Cuenca, la imagen del Niño Viajero fue tallada en 1823  y perteneció a la familia Cordero. Uno de sus descendientes, Mons. Miguel Cordero Crespo, llevó la imagen a los santuarios de España, Portugal, Egipto, Italia, Grecia, Roma y Belén, donde colocó la imagen en el lugar en el que nació Jesús y la bautizó en el río Jordán.

A su regreso, en 1961, Mons. Cordero fue recibido por la señora Rosa Palomeque, amiga del sacerdote, quien dijo al ver la imagen: “Ya llegó el viajero”. Desde ahí se lo conoce como “Niño Viajero”. Ese año se celebró la primera pasada con ese nombre.

Luego Rosa Palomeque  encargó el pase a su hija Rosa Pulla, a cuya muerte, en el año 2007, le sucedió su hija Carmela Llivipuma. Después pasó al monasterio del Carmen de la Asunción que ha mantenido la fiesta durante los últimos años.

Durante la Eucaristía de ayer, en la que se escuchó el toque del silencio, monseñor Marcos Pérez destacó el ambiente de alegría, de paz, de unión, para celebrar la presencia del Dios vivo entre nosotros, del niño Jesús que es el centro de nuestras celebración navideña, de nuestras familias y de toda nuestra vida cristiana.

Recalcó que el gran mensaje de la navidad es Dios con Nosotros y eso  lo que desde hoy nos comprometemos a anunciar. Queremos decirle a Cuenca y al resto del mundo que Dios está a nuestro lado, a nuestro favor, que vive con nosotros y es nuestro salvador. En esta imagen tan pequeñita del Niño Viajero, está representada toda la grandeza, fuerza y poder de Dios, su amor, su perdón, sostuvo.

El comandante de la III División de Ejército Tarqui, Iván Moreno, expresó que es un honor haber llevado el padrinazgo que lo asumimos con convicción y humildad, recordando siempre que somos una institución entregada a la fe.

Carlos Cabrera, comandante provincial de Policía, agradeció a nombre de los 47.000 damas y caballeros de la paz, el honor de asumir el padrinazgo. Les doy un sincero Dios les pague, un gracias de todo corazón, y estoy seguro que como padrinos sabremos cumplir con todas las obligaciones que este encargo manda, subrayó.

Informó que, de parte del Consejo de Generales, va por buen camino el nombramiento al Niño Viajero como Generalísimo de la República, título por demás merecido que permitirá rendirle los honores que se merece.

Sé el primero en comentar en «Con la bendición del pan y la chicha Cuenca se prepara para el Pase del Niño Viajero»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*