Justicia de Ecuador convertida en aparato de persecución política

La mañana de este jueves 3 de septiembre se instaló la audiencia de casación en el denominado Caso Sobornos.

 

Una vez más la persecución política queda expuesta en Ecuador. El exagente de Inteligencia de la Policía Nacional, Raúl Chicaiza, admitió que el expresidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPSCC), Julio César Trujillo, junto con el exfiscal, Raúl Pérez Reina, y el consejero de Carondelet, Santiago Cuesta, lo forzaron a involucrar al expresidente Rafael Correa en el caso del seudo secuestro de Fernando Balda, denunció la plataforma UNES, Compromiso Social, Revolución Ciudadana.

La confesión de Chicaiza es suficiente para que la cooperación eficaz sea declarada ilegítima y el proceso judicial del seudo secuestro sea anulado ya que el 5% de su testimonio anticipado, sería falso, señala el comunicado emitido por la plataforma en mención.

La denuncia de Raúl Chicaiza confirma lo que la Revolución Ciudadana ha venido denunciando durante casi tres años, que los procesos judiciales en Ecuador se impulsan desde la persecución política, la manipulación de la información, la extorsión y el forzamiento de las cooperaciones eficaces, subraya el comunicado.

Sé el primero en comentar en «Justicia de Ecuador convertida en aparato de persecución política»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*