Jeanine Áñez «tiene las manos manchadas de sangre»

La expresidenta de facto cumple prisión preventiva. (Archivo).

«No pueden quedar impunes los graves delitos perpetrados desde el golpe de Estado de 2019». Así lo afirma Miriam Amancay Colque, coordinadora en el Reino Unido del movimiento boliviano Bartolina Sisa Resistance, en su réplica, a través de Sputnik, a la carta que la expresidenta Jeanine Áñez escribió en prisión.

«Áñez llegó al poder luego de la sistemática y violenta ola represiva de grupos fascistas, al grito de ‘Dios ha vuelto a Palacio, Pachamama nunca más’, y sus seguidores pisotearon y quemaron la Wiphala, que es nuestro símbolo de dignidad y resistencia», denuncia la activista de los eventos que condujeron a la renuncia de Evo Morales, en noviembre del mismo año.

Contra la población indígena

La expresidenta transitoria, según Colque, «instauró un régimen dictatorial basado en el terror» y ahora intenta «convulsionar nuevamente al país» transmitiendo desde la celda la denuncia de la derecha de supuesto «fraude», publicó Sputnik.

Dignidad, libertad y soberanía marcan la campaña de este grupo de resistencia que mantiene vivo el espíritu de la líder aimara Bartolina Sisa, quien luchó junto a pueblos indígenas contra los españoles en el siglo XVIII.

Silencio internacional

«¿Dónde estuvo Luis Almagro, de la Organización de Estados Americanos (OEA), la iglesia y la oposición cuando masacraron a nuestros hermanos e hirieron y encarcelaron a los más humildes? Nunca se pronunciaron, pero ahora tienen el descaro de levantar su voz de protesta por la detención de Jeanine Áñez», reprocha.

Colque contrasta la situación de la expresidenta de facto en la cárcel de La Paz, donde al parecer tiene acceso a servicios médicos, con la experiencia de la jefa de Gabinete de Evo Morales, Patricia Hermosa, tras ser detenida en enero de 2020.

La «resistente» boliviana está convencida de que Áñez «carga sobre sus espaldas el asesinato de 37 hermanos indígenas, más de 800 heridos, más de 1.500 encarcelados y muchos torturados, como verificó la Comisión de Investigación de la anterior Asamblea Legislativa Plurinacional y el Instituto de Terapia e Investigación sobre Secuelas de Tortura y Violencia de Estado».

Subraya que a la exmandataria «no le tembló la mano para firmar el Decreto Supremo 4078 con el que concedió inmunidad a los militares que masacraron en Sacaba, Senkata, El Pedregal, Ovejuyo, Rosales, Betanzos, Yapacani».

Justicia y verdad

Denuncia también al entonces «alto mando de las Fuerzas Armadas» y la «cúpula de la Policía» por supuestamente quebrar la Constitución boliviana a fin de «apoyar la ruptura del orden constitucional, sostener el golpe de Estado y ejecutar la persecución política del régimen de facto».

«Se cometieron delitos graves en un año de dictadura y estos no pueden quedar en la impunidad», insta. La seguidora de Bartolina Sisa urge a Áñez a rendir cuentas ante el pueblo boliviano porque, según dice, su encarcelamiento «no es una persecución política ni es venganza, es justicia».

Sé el primero en comentar en «Jeanine Áñez «tiene las manos manchadas de sangre»»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*