Hay que recuperar el real sentido de la función del asambleísta

Fernando Ayora, candidato a asambleísta por el Azuay.

La función de legislador no es un trampolín para otras candidaturas y prebendas, o una coraza de protección ante otras responsabilidades; el político tiene que ser honesto y serio, y cumplir las funciones para la cual fue designado.

Tenemos experiencia y vamos a hacer bien el trabajo, hay que hacer las cosas en forma correcta, con un profundo compromiso ético y con sentido de equidad, expresó el candidato a asambleísta del Azuay, Fernando Ayora,  quien tiene el auspicio del movimiento Juntos Podemos, Lista 33, que impulsa la candidatura presidencial del exprefecto azuayo, Paúl Carrasco.

Para el postulante, hay que recuperar el real sentido de la función del asambleísta y de la Asamblea Nacional, se necesita de adecuados niveles de conocimiento, honestidad, compromiso y responsabilidad para cumplir el delicado reto de legislar y fiscalizar.

En diálogo con Portal Diverso, Ayora sostuvo que toda su vida pública ha estado cercano y al interior de las organizaciones sociales y populares, como dirigente estudiantil secundario y universitario y en las actividades profesionales, en los sectores público y privado.

Puntualizó que el conocimiento de la realidad lo llevó a la búsqueda del espacio político en la Asamblea Nacional que es un contrapoder llamado a equilibrar posibles excesos de la función ejecutiva o Presidencia de la República, generar leyes en beneficio de las grandes mayorías de ecuatorianos y fiscalizar las arbitrariedades de las otras funciones del Estado.

Sin embargo la mayoría de legisladores de este periodo extraviaron su roles y se entregaron a los intereses del presidente Lenin Moreno, sometido a su vez a las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de los grupos de poder económico y político locales, el resultado de ello está en la denominada Ley Humanitaria, que de humanitaria no tienen nada, porque destrozó los derechos de los trabajadores; en ese sentido Juntos Podemos luchará por la restitución de esos derechos y por la protección del empleo, subrayó.

Añadió que no pocos incursionares en las redes de corrupción que entregaron hospitales, instituciones, empresas públicas, a cambio de favores políticos, cayendo a un vergonzoso 2% de aceptación.

Más adelante se mostró en desacuerdo con el “populismo jurídico” que pregona la reducción de los sueldos y del número de asambleístas, cuando lo óptimo es que haya la debida y suficiente representatividad desde cada una de las provincias y que se les pague lo suficiente por el cumplimiento de su trabajo.

Lo que se tiene que controlar son los excesos en las prebendas como el número de asesores (la expresidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, llegó a tener 138 asesores), bonos de estadía por provenir de otras provincias, transporte, internet, telefonía y otros servicios gratis, sostuvo.

Además,  en un elemental sentido de decencia y responsabilidad, no buscamos hacer de la función de legislador un trampolín para otras candidaturas, o una coraza de protección ante otras responsabilidades; el político tiene que ser honesto y serio, y cumplir las funciones para la cual fue designado, enfatizó Ayora.

Mencionó como fundamentales ejes de su gestión legislativa el empleo, la salud, la educación, la seguridad.

ABRIR AUDIO

Sé el primero en comentar en «Hay que recuperar el real sentido de la función del asambleísta»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*