Grupos violentos siguen sembrando el terror en Río Blanco

Completamente destruido e incinerado quedó el patrullero en el fondo de la quebrada. (Foto Internet).

 

En una acción delictiva que podría considerarse como un acto de terrorismo, sujetos hasta el momento inidentificados atacaron a una patrulla policial de cinco miembros, los agredieron físicamente, les robaron las armas, quitaron la ropa, destruyeron el vehículo y lo lanzaron a un profundo precipicio.

El atentado se perpetró la noche del sábado 30 de mayo, en el sector de Río Blanco, parroquia Molleturo, por parte de individuos al parecer relacionados con el grupo antiminero que opera impunemente en el lugar.

Según la información policial, los uniformados del circuito Cochapamba habían acudido al sector a controlar un enfrentamiento entre comuneros, pero fueron sorprendidos por individuos armados que los obligaron a bajarse del vehículo.

Ese fue el momento de la agresión y del robo de las armas, documentos, prendas de vestir y de la destrucción del patrullero que fue arrojado por una quebrada de aproximadamente 200 metros de profundidad.

Uno de los gendarmes logró escapar y luego de tres horas de caminata pidió auxilio en Migüir, activándose los organismos de emergencia y los refuerzos policiales.

Paramédicos del Cuerpo de Bomberos de Cuenca trasladaron al herido al hospital Vicente Corral Moscoso; la madrugada del domingo los refuerzos hallaron a los otros cuatro gendarmes, sin ropa y con muestras de haber sido golpeados. Fueron trasladados de urgencia hasta el Hospital del Río, en Cuenca.

La Fiscalía del Azuay abrió las investigaciones mientras que los grupos de élite de la Policía rastrean a los violentos en las montañas y en los lugares colindantes.

Bajo el argumento de la lucha ambiental, específicamente la resistencia contra la minería metálica, grupos violentos han roto todos los límites de la sana convivencia y en los últimos años vienen sembrando el terror en la zona, sin que las autoridades de justicia hayan identificado a los cabecillas para juzgarlos y sancionarlos en el marco de las disposiciones legales y constitucionales.

Estas acciones delictivas dejan en muy mala posición a los sectores ambientalistas que en realidad, y por los adecuados mecanismos legales, impulsan su defensa legítima del medio ambiente, en especial de las fuentes de agua.

Sé el primero en comentar en «Grupos violentos siguen sembrando el terror en Río Blanco»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*