Gobierno despliega excesiva demostración de fuerza en Cuenca

Fuerte blindaje en el edificio de la Gobernación del Azuay.

Una Gobernación blindada con rejas, grupos de élite, perros policía y quien sabe qué otros pertrechos; grupos policiales y vallas en otros lugares listas para su colocación; un helicóptero militar patrullando desde el aire. ¿Miedo a quienes?, ¿por qué?

Un desmedido despliegue de fuerza exhibió el gobierno nacional este jueves 22 de octubre en Cuenca para hacer frente a las movilizaciones sociales convocadas a nivel nacional contra las políticas del presidente Lenin Moreno y reprimir lo que se podría considerar hechos de violencia.

Un fuerte contingente de fuerzas especiales de la Policía, con perros amaestrados, se concentró en horas de la tarde en los interiores de la Gobernación del Azuay que desde la mañana apareció blindada con numerosas vallas metálicas, mientras un helicóptero del Ejército sobrevolaba la ciudad, al parecer para detectar focos de disconformidad.

Parte de los trabajadores que se integraron a la marcha de protesta.

Cerca de las 18h00 llegó a los bajos de la Gobernación una marcha integrada por delegaciones sindicales del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), estudiantes, empleados, organizaciones de mujeres, donde sus líderes argumentaron, a través de un pequeño equipo de amplificación, la condena contra el régimen y sus “nefastas” decisiones económicas fondomonetaristas.

Uno de los líderes se quejó además por la imposibilidad de utilizar el espacio de la glorieta del parque Calderón, donde encontraron que se había cortado la energía eléctrica, según dijo.

Rubén Baculima, secretario general del Sindicato de Trabajadores de ERCO, recalcó que todo el pueblo ecuatoriano ha sido afectado por este “gobierno indolente” a través de la Ley Humanitaria que solo favorece a los empresarios.

De la corrupción no se ha recuperado ni un centavo, al contrario, se han llenado los bolsillos y sigue el endeudamiento con el FMI, lamentó el dirigente.

De su parte, Oscar Reinoso, presidente del FUT Azuay, urgió a la Corte Constitucional a que declare la inconstitucionalidad de la “famosa ley humanitaria” que quebranta los derechos y el porvenir de la clase obrera.

Resulta indignante que Moreno declare que ha reducido el desempleo cuando en la realidad más de un millón de trabajadores, de padres de familia, fueron arrojados a la desocupación, mientras se les quita el presupuesto a las universidades, a la salud, y a todos los programas de atención social, condenó el sindicalista.

Enfermeras alzan su voz

Personal de enfermería exige sus nombramientos.

En horas de la mañana, las enfermeras y enfermeros de los diferentes servicios de salud salieron a las calles a reclamar y exigir seguridad en sus relaciones laborales toda vez que más de un 70% trabajan solo bajo contrato.

María Merchán, maestra universitaria y dirigente del sector, aseguró que “sí hay dinero en el gobierno” y lo único que tienen que hacer es legalizar los nombramientos del personal que durante muchos años viene trabajando bajo contrato.

Puntualizó que en un hospital cantonal del Azuay, de 18 enfermeras, las 17 tienen con trato ocasional y así por el estilo. En el hospital Vicente Corral Moscoso falta 67 enfermeras y enfermeros, en el hospital de Gualaceo 25; en el área comunitaria falta el 50% de personal, y a estas deficiencias el presidente suma la destrucción de la salud con el despido de más y más médicos y personal de apoyo pese a que se llena la boca de elogios por la valentía de estar en le primera línea del combate a coronavirus.

Sé el primero en comentar en «Gobierno despliega excesiva demostración de fuerza en Cuenca»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*