El estado de propaganda se instaló en los medios públicos de Ecuador

Andrés Michelena (I) denuncia las irregularidades que tienen que ser investigadas

Andrés Michelena (I) denuncia las irregularidades que tienen que ser investigadas

No queda mínima duda de que en el gobierno anterior se manejó a los medios públicos de manera propagandística y mediocre, dispendiosa e, indolente lo que provocó una millonaria pérdida al Estado, expresó el gerente de la Empresa de Medios Públicos, Andrés Michelena.

Puntualizó que los canales Gama Tv y TC Televisión acumulan pérdida  por cerca de 23 millones de dólares en los últimos diez años, 17 millones Gama TV y 6 millones TC.

Diario El Telégrafo perdió 35.000 dólares mensuales porque de 17.000 ejemplares diarios  que imprime diariamente, el 65 % se devolvía, es decir, 6 de cada 10 diarios se fueron a la basura, indicó.

En el caso de la ciudad de Cuenca se compró diario El Tiempo por un millón y medio de dólares pero solo fue la marca. Nos encontramos con una vetusta rotativa de 40 años de uso  que no  supera los 100.000 dólares, ni siquiera el edificio en el que funciona el diario pertenece al Estado y hay que seguir pagando mensualmente 8 mil dólares de arriendo a los anteriores dueños del periódico, por un vetusto edificio.

Respecto a Ecuador TV también hay irregularidades, dijo. En noviembre de 2011, adquirió 46 sistemas de transmisión para llevar su señal a pequeñas poblaciones amazónicas. Nunca lo hizo. No se construyeron casetas, ni instalaciones eléctricas, ni se acordó con municipios o parroquias la custodia de esos equipos. Y hoy esos transmisores se apilan ya caducos y en una bodega alquilada como evidencia de un perjuicio al Estado cercano a los 3 millones de dólares.

En este sentido sorprende que algunos de los responsables de este perjuicio nos acusen de mediocridad. Ellos son los causantes de esa gestión nefasta que llevó al borde de la insolvencia y la quiebra a los canales que alguna vez fueron rentables.

Es grave que se haya mentido a 156 familias de modestos empleados de Gama TV que  bajo la consigna de socializar la propiedad de los medios intervenidos, se los llevó a endeudarse en 5 millones de dólares haciéndoles creer que serían accionistas de una empresa de comunicación rentable y prometedora, cuando en realidad se hizo todo para llevar al fracaso a este canal, subrayó Michelena.

Hoy estas familias tendrían que responder con su pequeño patrimonio por una deuda que con intereses supera los 7 millones de dólares.

¿Quiénes van a responder por los 10 años de costos de transmisión de los enlaces sabatinos que –por falta de ingresos y altos costos operativos- representan para Gamavisión una pérdida de más de 5 millones de dólares?, cuestionó.

Frente a estas irregularidades se pidió al contralor Pablo Celi que intervenga para establecer las responsabilidades, mientras el presidente Lenin Moreno nos dispuso trabajar en la elaboración de un proyecto de Ley Orgánica de Medios Públicos para poner en práctica los principios de una comunicación pública ética, inclusiva, plural, sostenible e independiente, puntualizó el funcionario.

Además se pidió al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la cooperación técnica y financiera no reembolsable que permita emprender un proceso de análisis, auditoría y valoración de los medios públicos e incautados.

El segundo paso inmediato es proceder a la fusión de Gama TV y Ecuador TV para hacer un gran canal público. Por lo pronto desde el 14 de noviembre estos medios operarán en una alianza estratégica para optimizar sus recursos, incrementar su calidad y potenciar su cobertura, racionalizando costos y ofreciendo a sus audiencias nuevas alternativas en contenidos.

Esa misma fecha circulará un nuevo Diario El Telégrafo y Radio Pública estrenará su nueva programación para convertirse en un medio líder de información radial. De diario El Tiempo no se ha dado información más precisa.

DECLARACIÓN A MEDIOS

 

Sé el primero en comentar en «El estado de propaganda se instaló en los medios públicos de Ecuador»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*