Es urgente la remediación ambiental en las fuentes de agua del proyecto comunitario Nero

Una pequeña muestra de la agresión ambiental en la zona. (Archivo).

1.400 hectáreas del bosque protector Sumsum Yanasacha han sido afectadas por la plantación de un bosque de pino cuyo “manejo antitécnico” ocasiona serios desequilibrios al ecosistema.

El presidente del proyecto comunitario Nero, Luis Quinde, informó que la semana anterior conversó en Quito con el ministro del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, Gustavo Manrique, para retomar el proceso de remediación ambiental en el páramo de Yanasacha, parroquia Baños, lugar de las fuentes de agua que nutren a cerca de 30.000 personas.

A inicios de agosto de 2019, Quinde denunció en el lugar, mediante  un recorrido con autoridades y asambleístas, entre ellos Juan Cristóbal Lloret, la devastación de más de 1.400 hectáreas del bosque protector Sumsum Yanasacha, donde la vegetación nativa ha sido sustituida por la plantación de un bosque de pino cuyo “manejo antitécnico” ocasiona serios desequilibrios al ecosistema.

En esa zona de aproximadamente 5.000 hectáreas está el área de captaciones del proyecto Nero.

En esa ocasión el dirigente sostuvo que la falta de control de las autoridades y organismos estatales y municipales facilitó que los propietarios de la plantación, “la familia Ron Peláez”, irrespeten los retiros que obligadamente deben existir en torno a las fuentes hídricas.

De esta forma se constató que las captaciones de Gulaguaico, Chanchán, Guagua Chanchán, Pucapungo, Quebrada 3, que alimentan al proyecto comunitario de agua, están invadidas por el bosque de pino que evidencia un muy pobre manejo técnico, con desastrosos resultados para el equilibrio del medio ambiente y la conservación de las fuentes de agua.

Respecto a la situación, Quinde expresó este lunes 28 de junio que lamentablemente, pese a las denuncias presentadas, las anteriores autoridades del  Ministerio del Ambiente  “no han actuado y por eso está lo que está pasando arriba en la parte alta”.

Ahora se espera que la nueva administración sí se preocupe en forma real del problema e intervenga en el control y sobre todo con las acciones de remediación, enfatizó el directivo.

Además, hace pocos días se firmó con el Municipio de Cuenca, la empresa Etapa, la Junta Parroquial de Baños  y organismos de cooperación un convenio interinstitucional para que la cuenca hídrica sea incorporada a la ordenanza de las Áreas de Conservación de Uso Sostenible (Acus), dio a conocer.

Mientras tanto se avanza con los estudios y la recuperación de la información, “esperamos que a la vuelta de unos seis meses tengamos ya información más alentadora en beneficio de la comunidad”, dijo.

«Tenemos que hacer un trabajo rápido porque estamos en riesgo de que las 8.000 familias se queden a la vuelta de un poco tiempo sin agua”, subrayó Quinde, tras reiterar en la urgencia de la recuperación ambiental de la zona, primordialmente con la expropiación de los terrenos para evitar las prácticas privadas que devastan el páramo.

Sé el primero en comentar en «Es urgente la remediación ambiental en las fuentes de agua del proyecto comunitario Nero»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*