Es tan sencillo deformar y crear realidades

Con la velocidad que fluye el mundo de la imagen, muchas situaciones que aparecen como reales en verdad no lo son y llegan al espectador en el plano de la apariencia, producto del trucaje que por cierto es un potente recurso para afirmar el éxito del producto a presentar.

Solo falta juntar unas pocas piezas de alguna similitud, ordenarlas a conveniencia en el escenario pensado, colocarle algún texto corto y la nueva realidad está creada.

Según la fotografía, este par de botas ocasionó más de una frustración a su comprador, quien luego de asimilar el mal momento lo convirtió más bien en un motivo de buen humor.

Pero si se observa la imagen con más detenimiento nos vamos a dar cuenta que cada una de las botas pertenece a un personaje diferente. Los detalles de los pantalones así lo revelan.

Seguramente cada uno de nosotros va a encontrar en este agradable episodio varias interpretaciones, según los particulares puntos de vista.

Sé el primero en comentar en «Es tan sencillo deformar y crear realidades»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*