Enfoque en desaceleración de los daños ocasionados por COVID 19.

El Círculo de HAMBRE CERO busca una respuesta inmediata y sostenible para desacelerar los daños del COVID 19 en el Ecuador.

“No podemos hablar de ética, sin poner en el centro de la discusión que hay ecuatorianos que se van a dormir sin comer”.

La Vicepresidencia de la República en conjunto con la Organización de las Naciones Unidas, la Unión Europea y Banco Mundial, han trabajado en la revisión de la metodología y resultados de medición de los daños ocasionados por el COVID 19 en el ser humano, tanto en condiciones y medios de vida como en seguridad alimentaria y pobreza.

Las estimaciones indican que cerca de 800 mil personas, adicionales al 1.5 millones de ecuatorianos en extrema pobreza actual, podrían enfrentar, en los próximos meses, inseguridad alimentaria – entendida como la dificultad para acceder a una alimentación adecuada.

El impacto del COVID 19 a la estructura social y económica coloca a la inseguridad alimentaria como el mayor riesgo producto de la afectación a las condiciones de vida de los ecuatorianos.

Las acciones que deben tomarse para desacelerar el daño y provocar que los escenarios no se empeoren, no esperan.

Por ese motivo, la Vicepresidencia de la República emprendió en el enfoque Círculo de HAMBRE CERO como una visión integral que junte voluntades en la acción con intervención inmediata a través de:

 Círculo Hambre cero – comedores comunitarios, integrados por líderes comunitarios, sociedad civil y apoyo internacional, en aquellos sectores con mayor incidencia en desnutrición y que promuevan oportunidades para mujeres dentro de su comunidad.

 Decisiones estratégicas orientadas a evitar el desperdicio en la producción local agrícola y a promover agricultura sostenible.

 Búsqueda de fondos internacionales para mayor cobertura social a familias en condición de vulnerabilidad.

 Apoyo a las iniciativas de los ministerios a cargo, a efectos de potenciar la distribución de la protección social.

 Huertos orgánicos de sostenibilidad.

 Vías de acuerdo con el sector privado para un plan nacional contra la desnutrición infantil, liderado por la sociedad civil y que permita una disminución de al menos 15 puntos en diez años.

El círculo Hambre cero – comedores comunitarios es de todos los ecuatorianos. Se trata de la implementación de espacios de preparación y entrega de alimentos en zonas vulnerables previamente identificadas con la Vicepresidencia de la República bajo datos oficiales, con el respaldo económico de la empresa privada o grupos de sociedad civil organizados, quienes “apadrinan” los comedores identificando a líderes comunitarios y el campo de acción (hogares con niños en condiciones de vulnerabilidad), en alianza con una organización o fundación local que controle la ejecución y registre los datos para medir resultados.

El sello “Círculo Hambre cero” de la Vicepresidencia de la República avalado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), que los que se sumen a la iniciativa recibirán, es la garantía del compromiso que adquirieron bajo convenio y les otorga beneficios de cooperación internacional en el acompañamiento técnico y medible del comedor que tengan a su cargo.

Dentro de ese marco, la señora Vicepresidenta ha mantenido encuentros de trabajo en las últimas tres semanas con organismos internacionales, miembros de la sociedad civil, Gabinete de lo Social y lo Económico; y, este jueves 20 de agosto, lideró la visita al comedor comunitario ubicado en la Isla Trinitaria de Guayaquil llamado “Ubuntu” de la señora Sonia España, mujer valiente y líder social, que conjuntamente con la Fundación Kahre, iniciaron su implementación en abril de este año y que han entregado más de 12.000 platos de comida y alimenta 150 niños al mes bajo estrictos
protocolos de bioseguridad y bajo normas técnicos de nutrición.

La experiencia de este comedor comunitario será tomada como plan piloto para el resto de comedores comunitarios que se implementen a nivel nacional.

El Círculo de HAMBRE CERO busca una respuesta inmediata y sostenible para desacelerar los daños del COVID 19 en el Ecuador, atendiendo necesidades a través de generar oportunidades de trabajo para la comunidad.

Sé el primero en comentar en «Enfoque en desaceleración de los daños ocasionados por COVID 19.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*