Enfermos de odio imposible que comparen las abismales diferencias

Por María Dolores Roura

Los inefables post Correa no se cansan del estribillo, se pasan la posta, la hacen caer, la recogen… y siguen corriendo hacia atrás en el tiempo; la prensa hace la ola y en coro repiten, a veces desentonados y otras bien ensayados “La culpa es de Correa”. Desde las más altas esferas del actual gobierno, comenzando por el propio Presidente que, al puro estilo de vecina chismosa, repite sin mencionar prueba alguna que lo sustente: “¡Qué horror, lo que han pactado con el narcotráfico, estos demonios!”

Siendo testigos de la brutal campaña para denostar todo lo que se construyó en 10 años de la RC, y como para contrastar con lo que ocurrió antes de ese gobierno, me puse a navegar por internet en búsqueda de obras importantes que se construyeron en aquellos gobiernos, como para hacer una lista medianamente similar a la que nos hemos cansado de recordar. Muy poco, la verdad, muy poco, es lo que encontré, tal vez algún puente, algún bacheo, algún centro de salud, pero sin duda, ningún gobierno, anterior a la RC, tiene obras relevantes o emblemáticas que destacar, como para comparar procesos, dificultades, ilegalidades o aciertos.

Se me ocurrió entonces, buscar más específicamente, y decidí revisar el proceso de construcción de una obra de la cual me acuerdo por tener algunos años de conciencia de los malos, pésimos, gobiernos a los que nos habíamos acostumbrado, busqué datos sobre el Proyecto hidroeléctrico del Río Paute y sus diferentes etapas.

Aquí va su cronología:

En 1958, en el gobierno de Camilo Ponce, el Ing. Daniel Palacios avizora la obra más grande que hasta entonces se había pensado para Ecuador.

En 1961, con Velasco Ibarra en el gobierno, después de que el visionario Palacios insistiera por 3 años, se inician las gestiones para analizar su factibilidad.

En 1964, cuando nos gobernaba la Junta militar, desde varias instancias internacionales como expertos de la ONU, de Canadá y de otros pises, se interesan y presentan bosquejos iniciales de un proyecto que podría solucionar la generación de energía eléctrica en base a fuentes renovables.

Recién en 1966, cuando teníamos como presidente interino a Clemente Yerovi, se firma un contrato para realizar los estudios preliminares.

En 1967, en el gobierno de Otto Arrosemena, la Asamblea Nacional aprueba el decreto N°92 para asignación de rentas para la electrificación del país, en el que, el proyecto de la Cola de San Pablo es considerado obra de “Primera Prioridad”.

En 1976, en la dictadura de Rodríguez Lara, 18 AÑOS después de su mentalización, 10 AÑOS después de firmado el primer contrato para los estudios, se inicia la construcción de la presa de Amaluza en sus fases A y B.

En 1980, Jaime Roldós inyecta recursos para avanzar en la obra que camina demasiado lenta.

En 1983, Oswaldo Hurtado de presidente subrogante, después de 7 años de iniciada la obra, se culmina la primera fase, en esta fecha los técnicos alertan sobre la necesidad de complementar el proyecto con la construcción de la presa de Mazar, embalse que permitiría regular las crecidas del río Paute y los consecuentes sedimentos que podrían poner en peligro la duración del proyecto que recién estaba en construcción, además de que daría un aumento de potencia a la casa de máquinas.

En 1985, con León Febres Cordero en el poder, se inicia la construcción de la fase C que intenta disminuir los efectos de la sedimentación, antes de la construcción de la presa de Mazar.

En 1991, 6 años después, en el gobierno de Rodrigo Borja, se culmina la fase C, continúa pendiente la construcción de Mazar.

Recién en 2005, 19 años después de construida la presa de Amaluza, Lucio Gutiérrez inicia la construcción de la presa de Mazar, la misma que avanza a paso lento por las diferentes crisis políticas que sobrevienen en el país.

Hasta ese momento (2005) transcurrieron 47 AÑOS desde la mentalización del proyecto, y 39 AÑOS desde la firma del primer contrato para su materialización.

¿Alguien se acuerda de alguna campaña para criticar a los gobiernos que lideraron este viacrucis? ¿Alguien se interesó en los pormenores, de sobreprecios, incumplimientos de plazos, negligencias, negociados? ¿Alguno de los Presidentes fue acusado por errores de construcción? ¿a alguien se le ocurrió que el gobernante de turno contrataba para que las obras demoraran tanto y sean mal hechas? Tal vez por allí, una que otra queja pasajera, incomparable, sin embargo, con la campaña montada en contra de Correa que trata, inútilmente de ignorar o denostar su monumental obra.

En 2008, ya con Rafael Correa en el gobierno, se intensifican los trabajos en la presa de Mazar y en 2010 INICIA A OPERAR, evitando cerca de 2 millones de metros cúbicos de sedimento. También en 2010, se contrata la construcción de Paute Sopladora y los estudios de pre factibilidad de Paute-Cardenillo.

En los 10 AÑOS de RC se construyeron: Proyecto Hidroeléctrico Coca Codo Sinclair, el más grande del país, Proyecto Hidroeléctrico Toachi-Pilatón, Proyecto Hidroeléctrico Sopladora, Proyecto Hidroeléctrico Quijos, Proyecto Hidroeléctrico Manduriacu, Proyecto Hidroeléctrico Minas San Francisco, Proyecto Hidroeléctrico Mazar-Dudas y Proyecto Hidroeléctrico Delsitanisagua.

Por estas cosas es que, por muchos esfuerzos desplegados, desde todos los tentáculos del poder y sus repetidores, la Revolución Ciudadana sigue siendo la mayor fuerza política del país para desgracia de sus detractores.

3 comentarios en «Enfermos de odio imposible que comparen las abismales diferencias»

  1. Hay que seguir promoviendo en los jóvenes las motivaciones necesarias para que se conviertan en investigadores del pasado y se conviertan en planificadores del mañana.

  2. Felicitaciones
    Ojalá pronto me pueda dar tiempo para asi mismo describir las obras de infraestructura hospitalaria… Mientras RC repotencio o construyó 52 hospitales, el Hospital de Riobamba pasó por los gobiernos de Hurtado, Febres, Borja, Sixto para que recién lo inaugure Fabián Alarcon…. Eso es solo un ejemplo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*