En Francia se desató la locura al elevar su equipo la segunda copa mundial

Las calles de París se inundaron con la algarabía de miles y miles de aficionados. (Foto tomada de Prensa Latina)

Las calles de París se inundaron con la algarabía de miles y miles de aficionados. (Foto tomada de Prensa Latina)

La lluvia de fuegos artificiales confundida con la lluvia torrencial desatada desde la atmósfera de Moscú fue el escenario mágico en el que la selección francesa de fútbol alzó la Copa del Mundo Rusia 2018 al vencer 4-2 a la selección de Croacia este domingo 15 de julio, en el estadio Luzhnikí.

Con un contundente juego que se visibilizó sobre todo en el segundo tiempo, Francia reeditó la hazaña  20 años después de la Copa de 1998, y esta vez levantó el codiciado trofeo por segunda ocasión, enloqueciendo de júbilo a millones de aficionados que salieron a festejar en las calles de todas las ciudades del país galo.

Su director técnico, Didier Deschamps, se convirtió en la tercera persona de la historia que gana un Mundial como futbolista y como entrenador, después del alemán Franz Beckenbauer y el brasileño Mário Zagallo, recordó el portal Actualidad RT.

El delantero francés Antoine Griezmann fue nombrado mejor futbolista del partido y su compañero Kylian Mbappé, de 19 años, fue reconocido como el mejor jugador joven de este torneo. Se consagró con un soberbio gol en el partido final.

El capitán de Croacia, Luka Modric, recibió el Balón de Oro por su desempeño durante los partidos del campeonato. De hecho, su selección llegó a la final de un Mundial por primera vez en su historia.

La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, tuvo protagonismo aparte al acompañar a su selección como una aficionada más. Su lucida presencia en los estadios rusos y en la ceremonia de premiación, soportando la torrencial lluvia, como si nada, será recordada durante mucho tiempo en el mundo.

 La mandataria croata aseguró a RT antes del partido que no importaba si su selección ganaba o perdía porque consideraba que ya estaban “en la cima del mundo” por disputar la final del Mundial.

De su parte, la agencia Prensa Latina escribió que este domingo la ilusión se hizo realidad y la fiesta llegó a todos los rincones del país: desde los Campos Elíseos o los Campos de Marte, hasta las casas, los bares y los metros, desde París hasta los pueblos pequeños.

Las principales avenidas de París y de muchas ciudades están invadidas de niños, jóvenes, adultos, e incluso turistas extranjeros que no pueden evitar contagiarse con el entusiasmo general.

Las banderas francesas están por todos lados, los automóviles no cesan de tocar sus cláxones, y la gente ríe, llora, grita, canta y baila sin parar.

Sé el primero en comentar en «En Francia se desató la locura al elevar su equipo la segunda copa mundial»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*