En el absurdo mundo del engaño absoluto

Por Rodolfo Bueno

Algún día, mucha gente se preguntará cómo la fábula del peligro ruso los pudo engañar tanto tiempo de manera absoluta. Ahora mismo, Estados Unidos, que ha intervenido o invadido a cientos de países, que arrasó a la ciudad desmilitarizada de Dresden cuando la guerra estaba prácticamente terminada, que al final de la guerra arrojó bombas atómicas sobre Japón, ha llevado al Consejo de Seguridad de la ONU la absurda acusación de que Rusia va a invadir Ucrania.

Y lo hace con una osadía sin límite, sin presentar pruebas de ningún tipo y a pesar de que Alexéi Réznikov, Ministro de Defensa ucraniano, informó en el Parlamento de su país que “en este momento, no hay ningún acontecimiento o acción de carácter militar por parte de Moscú, notablemente diferente del que hubo la primavera pasada, y que el Servicio de Inteligencia de Ucrania informó que Rusia no desplegó ningún grupo de asalto que demuestre su intención de realizar alguna ofensiva”. También Alexéi Danílov, Secretario del Consejo de Seguridad y Defensa de Ucrania, declaró: “No vemos ningún motivo para afirmar el día de hoy que hay una ofensiva a gran escala de Rusia contra nuestro país, que Ucrania sigue desde el 2014 los desplazamientos de las tropas rusas en su país y que la situación actual podría sorprender a los extranjeros, pero no a nosotros”.

Pese a estas aclaraciones, Jen Psaki, Portavoz de la Casa Blanca, habló sobre la amenaza de invasión a Ucrania por parte de Rusia, país que, según Psaki, emplea armas químicas y en los últimos años ha invadido numerosos países, aunque no mencionó un sólo caso; acusó a Rusia de ser un país agresor por tener a 100.000 soldados en sus fronteras y tachó a dos importantes senadores republicanos de ser agentes de Moscú por rechazar las versiones oficiales de la Casa Blanca.

A su vez, Wendy Sherman, Subsecretaria de Estado de EEUU, declaró: “No tengo idea si el presidente de Rusia, Vladímir Putin, tomó ya la decisión final, pero ciertamente vemos todos los indicios de que va a usar la fuerza militar en algún momento, quizás entre ahora y mediados de febrero”. Y cualquiera se pregunta, ¿de dónde lo supo?

Y como para confundir a todos, Vladímir Zelenski, presidente de Ucrania, declaró que se está creando la sensación de que mañana se desatará la guerra en su país, y descartó que eso fuera a pasar. “¿Hay tanques en las calles? No, pero esa es la impresión que se crea en Reino Unido, Alemania, Francia, Lituania… Pero no es así, no necesitamos este pánico”.

Mesuradamente, Zhang Jun, representante permanente de China ante el Consejo de Seguridad de la ONU, expresó: “Rusia ha declarado reiteradamente que no alberga ningún plan de acción militar y Ucrania ha dejado claro que no hay necesidad de una guerra. Sin embargo, Estados Unidos y algunos otros países afirman que se avecina la guerra en Ucrania. ¿En qué se basa esa afirmación?”

Se recuerda que fue la prensa de EEUU la que creó el cuento de la invasión rusa, sin la confirmación de los servicios de inteligencia estadounidenses, y silencia el hecho de que las tropas de Rusia, situadas en su territorio, son insuficientes para invadir Ucrania. El meollo de tanta alharaca es que estas mentiras son aceptadas por la inmensa mayoría de los lectores de la gran prensa, que creen al pie de la letra todo lo que les quieren hacer creer, en este caso, que Rusia es su mayor enemigo. Por eso, el Presidente Biden se presenta como el principal adversario de Rusia y achaca a Trump de ser agente de Putin; en cambio Trump, que pretende retornar a la Casa Blanca, acusa a Biden de llevar a EEUU al infierno.

Lo real de este conflicto es que el apoyo incondicional que Occidente da a Ucrania, empuja a sus gobernantes fascistas a atacar el Donbass, zona habitada por rusos, que se independizó de Ucrania a partir del sangriento golpe de Estado de Euromaidán. En este caso, Moscú podría reconocer la independencia de Lugansk y Donetsk, cuyos territorios se llaman el Donbass, y prestarles apoyo militar y económico, es que Rusia no podría permanecer con los brazos cruzados mientras el régimen de Kiev masacra a millones de rusos, tendría que defender la vida de sus compatriotas, lo que sería tomado por el gobierno de Biden como la invasión rusa a Ucrania. ¿Qué pasará entonces? Sólo el diablo lo sabe.

Según el Presidente Putin, Moscú no ha visto que se considere de forma adecuada tres de sus exigencias claves: la no ampliación de la OTAN, el no despliegue de armas ofensivas cerca de las fronteras de Rusia y el regreso de la infraestructura militar del bloque en Europa a su estado de 1997, cuando se firmó el Acta Fundacional de la OTAN-Rusia. Indicó que la OTAN apela a la libre elección de cada país sobre su incorporación o no a la Alianza, pero que esta política no está consagrada en ningún documento. “La OTAN puede admitir a otros países europeos en la organización, puede, pero no está obligada” y sugirió cómo EEUU y la OTAN podrían formular su negativa para que Ucrania forme parte de este bloque militar. “Queremos garantizar su seguridad. La valoramos. Respetamos sus aspiraciones. Pero no podemos aceptarlo, porque tenemos otros compromisos internacionales previos. ¿Qué es en este caso incomprensible o incluso lo ofensivo para Ucrania?”

¿Por qué ve peligrosa la posible incorporación de Ucrania a la OTAN? Porque en sus documentos doctrinales consta que quieren retomar la península rusa de Crimea, incluso por vía militar. “Imaginémonos que Ucrania sea un miembro de la OTAN, al igual que Polonia y Rumania esté plagada de armas con la instalación de sistemas ofensivos contemporáneos y empiece una operación militar en Crimea. Este es territorio soberano de Rusia. ¿Tenemos que entrar en guerra con el bloque de la OTAN? ¿Alguien ha pensado algo al respecto? Aparentemente no”. Y enfatizó que Moscú se esfuerza por evitar una escalada del conflicto en Ucrania, para lo cual es necesario garantizar la seguridad de todas las partes interesadas, tanto Rusia como la UE y la propia Ucrania.

Según Putin, a EEUU no le importa tanto la seguridad de Ucrania, su tarea principal es frenar el desarrollo de Rusia. Ucrania es solo una herramienta para lograr el objetivo de involucrar a Rusia en un conflicto armado, para que la UE endurezca las sanciones contra Moscú, y expresó la esperanza de que se acepten las garantías de seguridad, propuestas por Rusia a EEUU y la OTAN, que salvaguardan los intereses y la seguridad de todos los participantes de este proceso.

En la inauguración de los XXIV Juegos Olímpicos de Invierno, el Presidente Putin se reunió con su homólogo chino, Xi Jinping, y en una declaración conjunta expresaron: “Las partes se oponen a una mayor expansión de la OTAN e instan a la Alianza Atlántica a renunciar a los enfoques de la ideología del tiempo de la Guerra Fría” e hicieron notar que ciertos países y coaliciones políticas buscan obtener beneficios militares unilaterales a costa de la seguridad de otros estados. En este contexto, afirmaron que tales estructuras fomentan la competencia geopolítica, aumentan el antagonismo, la confrontación y socavan la estabilidad estratégica global.

Subrayaron que Rusia y China realizan esfuerzos sistemáticos en beneficio de la construcción en la región Asia-Pacífico de un sistema de seguridad igualitario, abierto, inclusivo y no dirigido contra terceros países… Los estados nucleares deben retirar las armas atómicas desplegadas en el extranjero y expresaron su preocupación por la creación de la alianza AUKUS y por los planes de Japón de verter al mar el agua contaminada de la central nuclear de Fukushima.

China y Rusia se oponen a que ciertos gobiernos intenten imponer sus estándares democráticos. Sostienen que la democracia es un valor universal y no el privilegio de determinados países, por lo que el derecho de juzgar si un Estado es o no democrático pertenece exclusivamente a su pueblo y arrogarse el derecho de evaluar el nivel de la democracia de un país determinado es el ejemplo de la violación de los propios principios de ese concepto; la defensa de la democracia no debe ser una herramienta para ejercer presiones sobre otros países.

En el documento, Rusia considera a Taiwán una parte integral de la República Popular de China. Los dos líderes rechazaron las acciones de las fuerzas externas que pretenden socavar la seguridad y la estabilidad en las regiones limítrofes comunes y no permitirán injerencias de tales fuerzas en los asuntos internos de países soberanos. Subrayaron que la pandemia del coronavirus es clave en la agenda internacional y buscarán intensificar los trabajos de desarrollo de vacunas y fármacos contra esta enfermedad. También acordaron actuar en favor de la paz y la cooperación en el ámbito del desarrollo sostenible.

¿Aprenderán algún día los gobiernos de EEUU de la milenaria sapiencia de China y Rusia? Parece que nunca y que pretenden vivir para siempre en el absurdo mundo del engaño absoluto, puesto que el árbol que crece torcido nunca su tronco endereza.

Sé el primero en comentar en «En el absurdo mundo del engaño absoluto»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*