Elecaustro incide en el equilibrio ambiental de la cuenca del río Machángara (VIDEO)

Vista de la pasarela en la presa de Labrados, sábado 23 de enerode 2021.

Con la regulación de caudales el río mantiene la estabilidad durante todo el año. Se ha evitado en gran medida las devastadoras crecientes de antaño.

La uniformidad del manto vegetal a lo largo y ancho del biocorredor del río Machángara es un firme indicador del equilibrio ambiental que deriva a su vez en la adecuada producción de agua, tanto en cantidad como en calidad, para los diferentes usos de miles de habitantes de Cuenca.

Esta peculiaridad fue constatada por los periodistas de varios medios digitales durante el recorrido organizado por la Dirección de Comunicación de la Empresa Electrogeneradora del Austro (Elecaustro) este sábado 23 de enero.

Desde 1999, además de energía eléctrica para cerca de 90.000 hogares cuencanos, la empresa ha generado un ambicioso plan de manejo ambiental de la cuenca hídrica así como la cohesión social a través de la integración  del Comité de Conservación de la Cuenca del Río Machángara.

Con la regulación de caudales mediante las presas de Chanlud y Labrados, Elecaustro, produce 39 megavatios de energía; aporta a la producción de agua potable para más del 60% de usuarios del servicio, en la planta de Tixán; facilita agua para riego para cerca de 4.000 usuarios de los sistemas comunitarios de las parroquias de Chiquintad, Checa, Ricaurte y Sidcay; y favorece a la productividad agrícola orgánica a través de un huerto experimental mantenido por el Grupo Agroecológico Saucay.

Todos estos indicadores no se hubiesen posibilitado sin la decisión política de una empresa con altos niveles de responsabilidad social y el firme apoyo de Etapa, Ministerio del Ambiente y del Agua, Ministerio de Agricultura, Universidad de Cuenca, Gobierno Provincial del Azuay y la Junta de Riego y Drenaje Machángara. Estas instancias han cumplido un papel decisivo en la protección y conservación de la cuenca hídrica.

De acuerdo a Joana Quezada, ingeniera ambiental de Elecaustro, la protección del área restringe al máximo la presencia de personas extrañas a los proyectos, lo que favorece la conservación de las especies nativas y la recuperación de aquellas que por algún motivo han sufrido degradación.

Hay mayor abundancia de vegetación; hay avistamientos de animales que anteriormente no frecuentaban la zona, por ejemplo el oso de antojos u oso andino del que en los dos últimos años se ha registrado el asentamiento permanente de dos familias de tres miembros cada una.

En la zona protegida habitan además camélidos sudamericanos, venados, conejos, aves, una importante presencia de anfibios, reptiles y macroinvertebrados; además se ha registrado la visita de cóndores.

Mención especial merece el descubrimiento, hace más o menos cuatro años, en el sector de la presa de Chanlud, de una especie de rana única, la putin (pristimantis erythrus) color anaranjado.

Toda esta diversidad es un indicador inequívoco de que el ecosistema está en equilibrio, indicador que a la vez determina una elevada calidad del agua, sostiene la ambientalista.

Durante el recorrido se pudo observar que aun quedan rezagos de las plantaciones de eucaliptos que fueron introducidos en décadas pasadas bajo la equivocada mentalidad de que las restauraciones forestales eran más efectivas con especies exóticas ajenas al páramo andino.

Varios de los componentes de esta rica experiencia de protección y conservación ambiental se replicarán en el biocorredor del río Yanuncay donde Elecaustro está por iniciar la construcción del proyecto Soldados-Yanuncay que generará 21.8 megavatios de energía.

Sé el primero en comentar en «Elecaustro incide en el equilibrio ambiental de la cuenca del río Machángara (VIDEO)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*