El país espera ansioso lo que cantará Pólit en los EEUU

Por María Dolores Roura

Los unos esperan que delate a los otros y, diga lo que diga, involucre a quien involucre en sus declaraciones, los agraviados dirán que ha sido comprado por sus adversarios y para variar, una vez más la verdad quedará oculta tras el fango de la política y los ciudadanos comunes tomaremos partido sin convicciones más allá de afectos y adhesiones políticas.

Lo cierto es que cuando Pólit estuvo en la Contraloría, rumores generalizados hablaban de su enorme corrupción, por lo que no es lógico ni honesto que la RC (Revolución Ciudadana) deslinde la responsabilidad que le corresponde. Que si fue terna de SP (Sociedad Patriótica) y PSC (Partido Social Cristiano), que si fue elegido por el congreso o por el CPCC (Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, que si los beneficiarios de sus mañoserías no fueron de la RC… no se puede esconder la inacción de un gobierno, con amplia mayoría en la Asamblea y con un poder político contundente que no cuestionó a tiempo las actuaciones de este nefasto personaje, esa es una verdad que se debe reconocer para recuperar la confianza en un proyecto que tuvo innegables aciertos, pero que nos quedó debiendo resultados en la lucha contra la corrupción, pues los pasos que se dieron, que sí se dieron, no fueron suficientes en un país que tiene atrapado en su ADN los genes de la corrupción.

Quienes hemos apoyado al gobierno de la RC, nos hemos centrado en los logros y hemos descuidado la crítica por no echar más leña a la hoguera bárbara prendida por los opositores y que llega hasta límites repugnantes, pero es hora de hablar desde adentro para corregir los errores y aclarar la posibilidad de un futuro mejor para el movimiento político.

Por otro lado, los que vinieron luego, enarbolaron la lucha anticorrupción como bandera para ganar adeptos, aprovechando que todos quisiéramos que se desenmascaren y sancionen las corruptelas que con seguridad ocurrieron, como históricamente ha ocurrido en la gestión pública, más aún cuando se movieron millonarios recursos como nunca antes, sin embargo, esa supuesta lucha anticorrupción se manchó con la intención prioritaria de descalificar al oponente incómodo a quien no pueden superar de ninguna manera.

Terminar con la corrupción no es asunto de novelería electoral, no pretexto para la persecución política, será una lucha difícil, ardua, sin banderas partidistas y necesita de un gran acuerdo nacional que debe comenzar por la independencia de funciones y la recuperación de la confianza en la Verdad y la Justicia, de lo contrario la Corrupción solo cambiará de bando cada que el péndulo oscile a uno u otro lado de la política.

Sé el primero en comentar en «El país espera ansioso lo que cantará Pólit en los EEUU»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*