El melanoma del presi

Por Hugo el Búho

Muero, hijá. Este presidente sí que nos ha salido una joyita, vea.  Primero le operan de algún hueso, ¿cómo es que se llama? Debe ser avaro el óseo que no me acuerdo. Luego, en medio paro dizque le dio Covid de dos horas. Y para rematar, ahorita que el país está en soletas, se va a los Yuneites Esteites a operarse de un melanoma. ¿Qué diablos tan será eso de melanoma? En la gente normal ha de ser peligroso, pero en un banquero suena más bien a bendición del espíritu santo para huir de los problemas y para tapar las trafasías de sus amigos corruptísimos.

Le cuento verá para que no ande inventando noticias falsas como esos de la Posta y los Vera. Verá, resulta que su presidente tiene un melanoma en el párpado, que según dicen los que saben, deriva de los melanocitos, que son unas células que dan color a la piel. ¿Me sigue, vecina? Uta, ya está en el celular, ni sabe cómo funciona ese guatsap y hecha la exquisita. Bueno, le decía que ese melanoma, si es maligno le puede afectar al cerebro. Aquí entre nos, yo creo que ese melanoma le apareció desde hace 30 años.

¿Cómo que no me ría? ¿Y usted qué cree? ¿Que el señor se conduele con lo que les pasa a los pobres? No ve cómo le tiene a la salud y al IESS. ¿Qué así sea de lo peor nadie merece alegrarse por la desgracia ajena? ¡Qués! ¿Qué se anda fumando a escondidas usted? Robándole la yerba a los nietos creo que anda. Lo mejor que le puede pasar al país es que ese caballero de alta alcurnia desaparezca. Sí, desaparezca. ¿Si ve lo jodidos que estamos desde que éste gobierna? Nos regresaron a 1990, ¿no se dio cuenta? Usted sí que es. No me haga enojar que le salto a la yugular por básica, vecina.

Triste lo que le pasa al país, y usted todavía defendiéndole a ese mequetrefe. El país anda melanomado, descolorido, a punto de una quimioterapia del padre y señor nuestro. Con decirle que mis primas de Guayaquil ya no quieren ir ni a misa de lo peligroso que está. Ni dios se salva del plomo, vea. ¿Y sus tías de Esmeraldas? No cierto que prefieren estar encerradas. Este presidente ha sido peor que el Covid. ¿Vio, vio? Mejor que la gracia divina se le lleve en su yate a cualquier lado donde ya no joda más.

Lo que es yo, hijá, le rezo a todos los santos para que el párpado le quede como empanada de viento, pero sin viento. Que se quede donde los gringos unos diez años, que le operen la columna, los fémures, los leucocitos y los evasoritos. Mucha tontera con estos que nos tienen aplastados. ¿Quería banquero de presidente? Ahí tiene su pendejada.

Muero, usted sí que es. A ver, tan buenito que se hace el presi con los comunes, ¿por qué no cogió turno en el IESS? Le hubieran operado un día antes de que se le acabe el mandato. Y no es culpa del IESS, vecina, no será elemental. Éstos, a propósito, le dejan sin plata, mal administrado, para que le gente diga: bueno, mejor que se privatice si es una tontera. Y lo mismo con el Banco del Pacífico y CNT. Semejantes angurrientos que son.

Hasta luego vecina. Ya nos hemos de hablar por guatsap. Ahí seguimos hablando de los melanomas, de los párpados, de las off shore. A mí esa enfermedad, melanoma, me huele a mal de malanómanos o megalómanos, da lo mismo. Al que le calce el guante, hijá…

Sé el primero en comentar en «El melanoma del presi»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*