El libreto sobre el “combate a la corrupción” funciona a la perfección

Ahora resulta que el arma dncintrada en el domicilio de Abdalá Bucaram es un regalo de Paco Moncayo.

 

La mayoritaria percepción de los ecuatorianos se hizo realidad. La pieza teatral de la prisión de los supuestos responsables de los sobreprecios en la venta de insumos médicos para luchar contra el Covid-19, está en desarrollo.

Cerca de la medianoche del miércoles 3 de junio, el juez de Garantías Penales del Guayas, Ismael Figueroa, ordenó arresto domiciliario al expresidente de la República, Abdalá Bucaram, por el presunto delito de tráfico ilícito de armas de fuego.

La acumulación de mascarillas y pruebas para coronavirus en el domicilio del exmandatario no se tomó en cuenta.

La versión pública de la fiscal Diana Salazar en los medios de comunicación sobre el presunto delito: malversación de fondos públicos en los contratos por insumos médicos del hospital Teodoro Maldonado Carbo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), quedó en lo que se había previsto: en el aire.

 

En el allanamiento a la vivienda del exmandatario se encontró una gran cantidad de equipos médicos como 5.000 mascarillas, 2.000 pruebas y otros insumos que, según explicó Salazar, “coinciden con aquellos que fueron encontrados en el hospital del IESS”, difundió la revista Vistazo.

De otra parte, la detención del prefecto de Guayas, Carlos Luis Morales, sobre quien igualmente pesan indicios de compras irregulares de insumos médicos para enfrentar la pandemia culminó solamente con la prohibición de salida del país.

Diana Salazar expresó si “disgusto” con los jueces a quienes fustigó por dar medidas alternativas a los detenidos, lo cual abre la “disputa” con el sector judicial y genera otro motivo de distracción sobre las políticas que en realidad le interesa al gobierno y sus aliados.

https://twitter.com/JyDf32828852/status/1268685129242816513

Sé el primero en comentar en «El libreto sobre el “combate a la corrupción” funciona a la perfección»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*