El caso Sobornos solo demuestra la persecución política: Jorge Glas

El exvicepresidente defendió en todo momento su inocencia y la de sus compañeros de cuando fueron gobierno. (Foto archivo).

 

Como una clara persecución política calificó el exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, al juicio penal por al denominado caso Sobornos que se le sigue conjuntamente con otras 20 personas, entre ellas el expresidente Rafael Correa.

Durante su declaración, desde la cárcel de Latacunga, por casi cuatro horas, Glas defendió su inocencia y la de sus compañeros Rafael Correa, Alexis Mera, Vinicio Alvarado, Walter Solís,  María de los Ángeles Duarte, entre otros, recalcando que igualmente son víctimas del odio y de la persecución política.

De acuerdo al diario digital Primicias, en su declaración del miércoles 4 de marzo Glas habló de la existencia de una “operación paraestatal de inteligencia” en Ecuador.

En la primera parte sostuvo que el caso Sobornos se originó en 2016 a través de una operación paraestatal de inteligencia que actuó a la sombra, saltándose la jerarquía del Gobierno, para hackear correos electrónicos y espiar a altos funcionarios del régimen.

Incluso aseguró que en ese tiempo, la desaparecida Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) le pidió que cerrara su cuenta de correo electrónico en el servidor Yahoo por temas de seguridad, con el tiempo se dio cuenta que fue una trampa para poder interceptar ilegalmente sus correos.

Su versión del caso Odebrecht

Sobre el caso Odebrecht, por el que cumple una sentencia de 6 años de prisión por asociación ilícita, en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga, Glas habló de un paralelismo con el caso Sobornos. Los dos procesos se originan en archivos de procedencia dudosa y no han sido comprobados a través de pericias científicas.

Desacreditó también los testimonios de José Conçeião Santos, exrepresentante de Odebrecht en Ecuador, porque en el primer caso expuso que no participó de ninguna forma en las campañas electorales de Alianza País y después dijo que entregó USD 5 millones. Incluso, reveló que en 2016, cuando el exfiscal Carlos Baca viajó a Brasil en busca de información del caso Odebrecht le dijo que Santos que nunca entregó dinero a Glas, pero que dejaría eso sentado en una declaración oficial siempre y cuando no lo acusen en Ecuador.

Su defensa en el caso Sobornos

Sobre la acusación de cohecho aseguró varias veces que no se ha podido comprobar la exigencia de dinero a cambio de contratos. En su caso, por ejemplo, dijo que nunca tuvo un cargo de ejecutar contratos, no los firmó ni tampoco formó parte de ninguna comisión técnica contractual.

Ese argumento también libera de cualquier responsabilidad al expresidente Rafael Correa, al exsecretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera; y al secretario de la Administración, Vinicio Alvarado. Con esto, aclaró, no está acusando de nada a sus excompañeros que ejecutaron obras, es decir, Walter Solís y María de los Ángeles Duarte. “Son gente decente, yo defiendo a mis compañeros”.

A quien sí responsabilizó de la supuesta red de sobornos es a Pamela Martínez, de quien dijo abusó de su cargo para mover dinero por todos lados. “Sabemos que todo esto estaba a cargo de Pamela Martínez”.

“Aquí ha habido billetiza», enfatizó Glas al señalar que Martínez constituyó la empresa Nexo Global para recibir dinero de la constructora brasileña que luego lo usó en el financiamiento de la campaña política de su esposo, excandidato a la Prefectura del Guayas por el movimiento Justicia Social.

«Ella, que se dice víctima de la ingenuidad política, tiene su propio partido… ¿Nadie ha visto lo que se ha invertido para la candidatura de su esposo? Vallas, carros, movilización, recolección de firmas, esas cosas cuestan», recalcó el exvicepresidente.

Sostuvo que Martínez lo acusa para salvarse, pues «hay gente que no tiene tanta fortaleza espiritual, porque estas son también guerras espirituales; yo sí tengo fortaleza espiritual para resistir esto.

La tesis de la Fiscalía es que Alianza País montó una estructura criminal que exigió y recibió dinero de empresarios y contratistas a cambio de contratos con el Estado.

Revés para la Fiscalía

La jornada le acarreó un revés a la Fiscalía, actualmente muy cuestionada y desacreditada por la inclusión en el caso Sobornos de la perito Alexandra Mantilla, cuya formación académica y títulos quedaron en seria duda para que haya cumplido una función como perfiladora criminal del proceso.

Pese a la oposición de la fiscal Diana Salazar y del propcurador Íñigo Salvador, los jueces Iván León, Iván Saquicela y Marco Rodríguez, miembros del Tribunal de juzgamiento, a pedido del abogado defensor de Glas, Harrsison Salcedo, acogieron como prueba dos cartas del Colegio de Ciencias Forenses y Criminología de México, del 3 de marzo, con las que se da cuenta del retiro del doctorado honoris causa y la calificación como perfiladora criminal deductiva a la perito en mención.

De hecho, varios especialistas en el derecho penal habían cuestionado la calidad académica y la idoneidad de las instituciones en las que Mantilla habría obtenido su formación.

El tribunal también admitió una segunda prueba, el informe del Consejo Nacional Electoral sobre los gastos de campaña de Alianza País, que concluye que no hubo irregularidades en los fondos entregados por el Estado.

 

Sé el primero en comentar en «El caso Sobornos solo demuestra la persecución política: Jorge Glas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*